Blockchain, la cadena interminable de contenido

Blockchain es un nuevo concepto de organización de contenido para obtener un almacenamiento o comunicación mediante replicación -repetición- de tejidos digitales.

¿Qué es el Blockchain? ¿Para qué sirve? Hoy todavía no lo sabemos en un 100 por ciento.

Lo que sí es verdad, es que con mucha probabilidad sea parte del futuro inmediato. Cuando de almacenamiento y comunicación infinita se trate. Intentaré explicar lo que sabemos hasta el momento a ciencia cierta.

Blockchain es un nuevo concepto de organización de contenido para obtener un almacenamiento o comunicación mediante replicación -repetición- de tejidos digitales en formación infinita para almacenamiento o comunicación de contenido valioso o relevante.

Son cadenas de bloques diseñadas para evitar su modificación una vez que un dato ha sido publicado o posteado usando un sellado de tiempo confiable y enlazando a un bloque anterior.

Por esta razón es especialmente adecuada para almacenar de forma creciente datos ordenados en el tiempo y sin posibilidad de modificación ni revisión. Tiene varios usos, cómo:

Almacenamiento de datos. Mediante cadenas interminables, se puede guardar, dinero, escrituras de bienes raíces, contratos, operaciones, contenido valioso y autorizaciones digitales.

Tránsito y comunicación de información. Con estas cadenas y tejidos de contenido se pueden lograr velocidades muy dinámicas para transmitir información de forma más básica, fluida y rápida.

Servicios notariales: Con estas formaciones de contenido, se pueden validar documentos digitales oficiales, como escrituras, actas de nacimiento, contratos mercantiles y sociedades conyugales.

Servicios bancarios. Sus aplicaciones dentro del sistema financiero van más allá del Bitcoin. Son muchas, de ahí que haya despertado tanto interés entre los bancos y otras entidades financieras. Las firmas digitales con un NIP hoy son parte de una cadena de bloques.

Sí vas comprar a un OXXO -Tienda retail- y firmas no con tu firma en un papel, sino tecleando cuatro números en una terminal punto de venta, estás ingresando información al blockchain del banco que guarda tu dinero o te da un crédito. Según el Foro Económico Mundial (WEF por sus siglas en inglés), en los próximos años seremos testigos de una importante transformación en la que la blockchain acabará convirtiéndose en el “corazón” del futuro sistema financiero mundial.

Identidad digital. Son redes de confianza, algo así como las antiguas mutualidades financieras o de seguros de vida o riesgos. En donde una red de conectores o nodos digitales dan su voto y validación de confianza para avalar tu identidad como persona o como empresa.

Poco a poco se están encontrado muchos usos este nuevo concepto de tejidos sociales digitales y de valores.

Para mi fue fácil comenzar a adentrarme para entender el concepto, asociándolo al ADN humano y a la formación de cómo las células de un cuerpo humano operan unidas, juntas pero no revueltas para consolidar un organismo vivo. El blockchain nos dará mucho de qué hablar en el próximo año.

Poco a poco lo veremos más cerca de nuestras vidas.