Autos voladores ya no son cosa de ficción. Uber contrata ex ingeniero de la NASA

Imagen: Uber

La industria automotriz es una de las más rentables a nivel mundial, muestra de ello es que durante 2016 se vendieron alrededor de 75 millones automóviles nuevos en el mundo, de acuerdo con estimaciones de Scotiabank y Statista.

Este sector está de moda no sólo por la política económica que impulsa el preseidente de Estados Unidos, Donald Trump, sino porque está en desarrollo una de las carreras más llamativas de los últimos años, en la que participan un gran número de marcas; los self-driving car y vehículos eléctricos para el mercado masivo.

Pero parece que se asoma un nuevo salto en esta industria, pues ya hay planes para el desarrollo de los autos voladores, algunos enfocados al traslado de pasajeros de manera comercial.

Uber, es una de las compañías que quiere participar en esta tecnología y para ello contrató a Mark Moore como director de ingeniería para aviación.

Morre, es un ex ingeniero de la NASA que, de acuerdo con un reporte de Bloomberg será en encargado de dirigir Uber Elevate, la división que busca desarrollar vehículos capaces de despegar y aterrizar verticalmente (conocidos como VTOL en inglés).

Imagen: Uber
Imagen: Uber

El objetivo de Uber es mejorar los servicios de traslados, un sector distinguido por su modelo de negocios de economía colaborativa en la que es una de las líderes –Cabify y Lyft son otras-, pero que desde hace tiempo busca dotarlo de nuevas tecnologías como los self-driving car, de los cuales ya realiza pruebas en algunas ciudades de Estados Unidos y Europa.

Sin embargo, la startup valuada en 68 mil millones de dólares no es la única, pues otras compañías están desarrollando sus propios proyectos. El caso más reciente que ha difundido sus intenciones de incursionar en autos voladores es Airbus, que con su división denominada Urban Air Mobility (Movilidad Urbana Aérea) trabaja en el desarrollo de nuevas tecnologías que derivarían en un taxi volador autónomo este mismo año.

También está el gigante automotor Toyota Motor Co. que reunió a un equipo que se dedica a la innovación y a la creación de un posible automóvil volador, incluso ya cuenta con una patente en Estados Unidos. Igualmente destaca el caso de Larry Page, cofundador de Google, quien ha invertido 100 millones de dólares en dos empresas (Zee.Aero y Kitty Hawk) que están desarrollando este tipo de vehículos.

Recibe las gráficas del día con las noticias más importantes de mercadotecnia.