x

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

Apps y webs con apoyo a la sociedad civil

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Asociaciones civiles utilizan la tecnología para el desarrollo de aplicaciones y webs colaborativas, mediante estas plataformas facilitan la vida de varios ciudadanos creando una comunidad digital.

Cada vez son más las asociaciones civiles, fundaciones y grupos de ciudadanos que, con el fin de encontrar la balanza de apoyo a diferentes personas (incluyendo a las más necesitadas o con discapacidades diferentes) desarrollan proyectos de la manera tradicional a nivel local, nacional o internacional. Sin embargo, ahora la tecnología vino a jugar un papel importante en este proceso, especialmente durante el 2020.

Tomando como basé la tecnología, varios grupos se vieron a la tarea de encontrar soluciones digitales que favorecieran o mejoraran la vida de las personas. Un ejemplo es “Share the Meal”, la primera aplicación sin fines de lucro con el objetivo de luchar con el hambre a nivel mundial, especialmente niños.

El Programa Mundial de Alimento de la Naciones Unidas (PMA) son los que creadores de esta iniciativa, el 100% de la operación de la PMA es por aportaciones voluntarias. La app esta disponible en “App Store” y “Google Play”. Dentro de ella puedes unirte al equipo que quieras donarle en cualquier parte del mundo y tú ves a donde va tu donación. Alrededor de 3 millones de personas se han sumado a “Share The Meal”.

Estas nuevas tendencias digitales están creciendo en el mercado para personas con discapacidades diferentes como es el caso de “Be My Eyes”. Esta viene siendo una aplicación para ayudar a personas ciegas o con problemas de visión. Permite una participación global entre personas con discapacidad y voluntarios sin ninguna discapacidad visual. Opera de la siguiente manera: Cuando alguna persona con discapacidad visual solicita ayuda, “Be My Eyes” envía una notificación a varios voluntarios para que se conecten vía videollamada.

El principal trabajo de la aplicación es emparejar a la persona con discapacidad visual con algún voluntario que tenga su misma zona de horario y lengua para que se comuniquen. El teléfono automáticamente activa la cámara frontal y el audio en altavoz para que ambos resuelvan la situación por la cual solicitan ayuda. La app esta ya disponible en “Apple Store” y “Google Play” y cuenta con acceso a 185 idiomas, solo puedes ser voluntarios personas a partir de los 17 años. Cabe remarcar que la aplicación ha sido nominada para varios premios, incluyendo los “Dubai Expo Global Innovator” de 2020.

Además de las aplicaciones, con el fin de ayudar y apoyar también surgieron las web colaborativas. Algunas pertenecen a fundaciones y asociaciones civiles, pero de igual manera hay de organizaciones de ciudadanos, un ejemplo en México es “Dona una Hora”. Esta es la primera “Video Academia Penitenciaria para Mujeres”, con el fin de lograr una reinserción a la sociedad de las personas privadas de su libertad.

El programa intenta acercar contenido, información, capacitación y conocimiento. Funciona mediante videollamadas en donde los voluntarios donan una hora de su tiempo para compartir sus conocimientos, el proyecto es respaldado por Fundación B.

Otro ejemplo viene siendo “¿Tienes Sal?”, una red social de barrio gratuita para comunicarte directamente con tus vecinos. Se encuentra en diferentes plataformas, desde la versión web, hasta aplicaciones para dispositivos móviles. Se utiliza para recomendaciones locales, consejos de vecinos, promociones de servicios entre ellos, recomendaciones de comercios cercanos y grupos de intereses comunes.

Esto genera un barrio más seguro y el apoyo en la venta de servicios entre vecinos, fomentando el consumo local y una comunidad.

Es cierto que estas aplicaciones son, hasta cierto punto, idílicas. Ya que están enfocadas en un sector socioeconómico que tiene constante acceso al internet y un teléfono inteligente. Sin embargo, esta misma ayuda muchas veces se extiende hacia personas más necesitadas, como es el caso de “Share the meal”.

Lo mismo puede ser el caso de “¿Tienes Sal?” si tú conoces a un vendedor ambulante que siempre se acomoda en una esquina de tu vecindario pero no tiene cómo promocionarse (este caso lo hemos visto mucho en twitter o Facebook). Al final del día, las redes sociales nos mantienen conectados, extender la mano y ayudar no cuesta mucho, todo lo contrario, se va volviendo cada vez más fácil con este tipo de sistemas. No dejes de seguirme en mis redes @ginaalfeiran.

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Premium

Populares

Únete a Merca2.0

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.
Más de Merca2.0

Artículos relacionados