A medida que las empresas pueden reactivar sus negocios y retornar a sus instalaciones, lo hacen con un nuevo rostro, con cambios significativos a la época antes del coronavirus. Una de las firmas que planea su regreso es Apple y, por consiguiente, está haciendo los ajustes necesarios.

La tecnológica de Cupertino informó a todos sus empleados de la sede corporativa que a partir del 15 de junio comenzará a implementar la primera fase de un plan para regresar a sus oficinas.

De acuerdo con un reporte de Bloomberg, Apple les explicó a través de un memorando que la fase 1 representará un regreso “muy limitado” por lo que los trabajadores solo podrán ingresar a la oficina en ciertos días, dependiendo de su trabajo.

En ese mismo contexto, detalló que se limitará la cantidad de personas que se permiten en edificios y otras áreas de trabajo que implique la congregación del personal, además de que se implementarán medidas de distanciamiento social, se tomará la temperatura y exigirá a los empleados de oficina que pasen un control de salud diario.

Un detalle que resalta es que, de acuerdo con la información disponible, Apple les pidió “encarecidamente” a todos sus empleados, que se realicen pruebas para COVID-19 en las instalaciones de la empresa o en sus hogares, mismas que serán proporcionadas por la compañía antes de regresar.

Aunado a lo anterior, se detallaron medidas como las que han anunciado otras compañías como Ford, en las que se le requerirá al personal el uso de equipo de protección como caretas de acrílico, entre otros, y que esto aplicará para los campus de Silicon Valley, el Apple Park, y el Infinite Loop.

Empatía con los empleados

Como mencionamos al inicio de esta nota, a medida que las empresas piden que sus empleados regresen a sus instalaciones, se anuncian diversos ajustes, primero por cumplir con las regulaciones impuestas por las autoridades gubernamentales, segundo, y más importante, velar por la seguridad y salud de sus trabajadores pues ellos han demostrado su compromiso y entrega manteniendo sus actividades laborales pese al complejo contexto.

En ese sentido, hay factores que son clave para que los equipos regresen con confianza y dedicación. En ese sentido, de acuerdo con KPMG México, hay 6 elementos que las marcas deben considerar para el regreso de actividades: empatía, personalización de la experiencia y cuido del talento, integridad, transparencia con las expectativas, evaluación del tiempo y esfuerzo para el regreso, y demostrar que se solucionaron los retos del regreso.

Aquellas empresas que logren proyectar una estrategia y comunicación clara, serán las que brinden confianza y seguridad entre sus equipos, creando así mayores oportunidades para impulsar la productividad y compromiso.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299