La reapertura de tiendas no ha sido nada sencillo para las marcas. Basta con ver lo que sucede con Apple en diversos mercados alrededor del mundo.

A principios de mayo, Apple anunciaba que comenzaría su plan de reapertura en algunos mercados.

Entre reaperturas y nuevos cierres

De acuerdo con diversos reportes de prensa de medios estadounidenses, Apple informó que comenzaría con la reapertura de tiendas en Alemania a partir del 11 de mayo, mismo día que lo hará en algunos estados de la Unión Americana como Idaho, Carolina del Sur y Alabama.

Aunque este plan se llevó a cabo, lo cierto es que en días recientes la firma dirige por Tim Cook anunció que volvería a cerrar ciertos puntos de venta ante los números de contagios en ciertos países.

En días reciente según advierten en un reporte de la Bloomberg, Apple habría anunciando el cierre de varias tiendas minoristas reabiertas recientemente debido a un resurgimiento en los casos de coronavirus en Florida, Carolina del Norte, Carolina del Sur y Arizona.

En total, se refiere que son 11 establecimientos los que deberán volver a quedar fuera de servicio temporalmente mientras se vuelven a dar las condiciones necesarias para poder brindar la atención a sus clientes.

“Debido a las condiciones actuales de Covid-19 en algunas de las comunidades a las que servimos, estamos cerrando temporalmente las tiendas en estas áreas. Tomamos este paso con mucha precaución al monitorear de cerca la situación y esperamos que nuestros equipos y clientes regresen lo antes posible”, señaló un portavoz de Apple en un comunicado.

Una segunda ola, insostenible

Estos cierres parciales y dirigidos tienen como fin contribuir a prevenir un segundo brote, el cual sería simplemente insuperable para el sector retail en el mundo.

Las cifras son claras al respecto. En lo que concierne a esta nueva crisis sanitaria, se espera que el impacto del coronavirus será mayúsculo para el sector retail. Cuando menos así lo expone un reciente reporte de GlobalData, el cual revela que el gasto global en la industria minorista caiga un 3 por ciento durante 2020, equivalente a aproximadamente 549 mil millones de dólares.

En ese sentido, vale la pena citar datos del US Census Bureau, los cuales advierten que la categoría con la caída más fuerte en ventas ha sido la de ropa y accesorios, con una contracción de ventas de 78.8 por ciento; seguida de electrónicos, que ha tenido una contracción en ventas de 60 por ciento; mientras que la categoría de muebles y accesorios para el hogar ha visto una contracción de 58 por ciento.

Ante este escenario, se proyecta que diversos minoristas cierren más de 9 mil 300 tiendas este año tan sólo en Estados Unidos.

Con esto, se agravará la situación que ya era visible en el sector. La empresa inmobiliaria Cushman & Wakefield estimó el año pasado, antes de la pandemia de coronavirus, que hasta 12, mil grandes cadenas de tiendas podrían cerrar en 2020.

Con estas cifras de contexto, queda claro que un segundo cierre obligado en masa sería insostenible para el sector.

Medidas extremas

De esta manera no resulta extraño que las empresas del sector minorista estén especialmente interesadas en seguir los protocolos asignados por las autoridades de salud a los cuales se han sumado algunos que, en cierto casos, resulta incluso extremos.

Apple acaba de apertura el que es considerado uno de sus puntos de venta más grandes y extravagantes en el mundo.

A través de su página oficial, la gigante tecnológica anunció la apertura de una nueva tienda. Se trata de una renovación del Apple Sanltiun, la primer tienda que abrió la marca en China, en el corazón del distrito comercial de Pekín. La empresa no solo se encargó de expandir la visión de design-first que caracteriza a su compañía, con amplios y estéticos espacios que van de foros a galerías.

Además de su interesante estética, entre las características que hacen de esta tienda un espacio único son las medidas sanitarias que exige, en donde destaca la solicitud de un certificado médico a los clientes llama la atención.

Esta constancia de salud, podrá ser mostrada por los clientes desde su smartphone y aunque esto parece una facilidad, se trata de una medida que bien puede ser leída como extrema si consideramos que en otros puntos de venta el simple uso obligatorio de cubrebocas ha sido todo un problema para las marcas.

Lo cierto es que correr con el enfado y fastidio de los visitantes podría valer la pena si consideramos que un nuevo cierre en una tienda con esta cantidad de inversiones sería un duro golpe para Apple.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299