Es de dominio público que el iPhone es la joya de La Corona de Apple, desde hace más de una década es su producto más vendido y por varios años su principal fuente de ingresos.

De ahí que año con año se espere contra expectativa la llegada de una nueva generación, una que este año tendrá que esperar, al menos un poco más de lo acostumbrado.

Se confirma lo que se anticipaba

Fue el jueves, a la par que Apple presentó su reporte financiero en el que, más allá de reportar ingresos por 59 mil 700 millones de dólares entre abril y junio, destacando el rol del iPhone.

Sin embargo, los números positivos distrajeron un poco la atención de lo que la tecnológica de Cupertino tiene planeado para su dispositivo estrella, pues se confirmó que será presentado unas semanas más tarde de lo previsto, esperan que la keynote de lanzamiento sea en octubre.

Los argumentos presentados durante la llamada con los inversionistas fueron centrados en la advertencia de que los suministros de un nuevo iPhone se retrasarán, esto debido a la pandemia de coronavirus.

“Como saben, el año pasado comenzamos a vender iPhones a fines de septiembre. Este año, proyectamos que el suministro estará disponible unas semanas después”, dijo Luca Maestri, CFO de Apple, de acuerdo con CNet.

Aunque el ejecutivo no dio detalles sobre el por qué el suministro de la nueva generación del smartphone está retrasado o limitado, esta confirmación da más peso a las conjeturas que se han divulgado al respecto en los últimos meses.

Ejemplo de ello es lo que reveló esta misma semana el leaker Jon Prosser, considerado uno de los mejores analistas de Apple, quien advirtió que el lanzamiento del dispositivo se retasaría hasta octubre.

Su reporte se difundió luego que Qualcomm dijera que que uno de sus aliados sufrirá “leves” retrasos en ciertos lanzamientos, lo que se atribuyó a Apple, pues la fabricante de chips es la que preverá los módems 5G para los iPhone 12.

Recordemos que también The Wall Street Journal advirtió en abril pasado sobre esta posibilidad, debido a que la producción del smartphone podría ser hasta un 20 por ciento menor a la óptima derivado del coronavirus y esa podría ser la razón por la que la presentación del iPhone 12 se retrase un mes.

Sin duda, Apple es consciente del peso de su dispositivo estrella y lo que menos quiere es apresurar su lanzamiento, sobre todo en tiempos donde el mercado no tiene las mejores condiciones.

No obstante, la presunción de que sea en octubre cuando realice la keynote tiene lógica, pues las reservas podrían comenzar al final de ese mes o en noviembre y, las ventas en punto de venta en diciembre, perfecto para la temporada navideña, históricamente la mejor para Apple.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299