CFAH

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

Advierten sobre webs contaminantes: Netflix, Amazon y otras entre los principales implicados

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Plataformas de video como YouTube o Netflix, redes sociales como Twitter o comercios virtuales como Amazon figuran entre los sitios de internet que más contaminan, ya que su uso implica las mayores emisiones de CO2 a la atmósfera
  • Según WebSiteToolTester, su uso implica las mayores emisiones de CO2 a la atmósfera
  • La contaminación se debe a la gran demanda de electricidad de los servidores de los que dependen los portales de internet
  • Como contrapunto, Instagram lidera el ranking de páginas webs que menos contaminan.

La contaminación s un tema que preocupa a todos y a todo sector en el mercado, si bien se vio un rayo esperanzador cuando el confinamiento llegó porque debido a la poca movilidad no se registraban grandes índices de contaminación, loc ierto es que las acciones no han sido suficientes. Máxime a que la utilización de ciertos servicios en internet, ha potenciado estos ‘residuos’ que generan las páginas web, por ejemplo, cuando recargan una página o la cantidad de electricidad que utilizan los enormes y potentes servidores para albergar los datos que cada una de ellas requiere.

Es por ello que se concluyó que plataformas de video como YouTube o Netflix, redes sociales como Twitter o comercios virtuales como Amazon figuran entre los sitios de internet que más contaminan, ya que su uso implica las mayores emisiones de CO2 a la atmósfera, según un estudio del portal WebSiteToolTester.

El análisis, que revisa más de 200 páginas de inicio entre los sitios web más visitados del mundo, indica que la contaminación se debe a “la gran demanda de electricidad de los servidores de los que dependen los portales de internet”, ha explicado a agencias internacionales el responsable de contenidos del portal, Josep García.

Cada vez que el usuario cambia de pestaña “está pidiendo información al servidor”, por lo que este consume electricidad para gestionar la petición y devolver los datos necesarios que permiten navegar por la página.

Por ello, “cuantos más recursos tenga el sitio web —incluyendo imágenes, videos o infografías— más pesado es y más contamina” al incrementar su huella de carbono.

La contaminación invade las páginas web

Es el caso, por ejemplo, de Netflix que, debido a la amplitud de sus contenidos y su elevado número de usuarios, genera más de 24,000 toneladas de carbono anualmente “sólo a partir de las visitas a su sitio web”, sin tener en cuenta las interacciones con su aplicación móvil.

Durante el confinamiento a nivel mundial esta cantidad se multiplicó y “fue significativamente más alta que otros años”.

No obstante, esta plataforma televisiva no es el sitio con mayor huella de carbono, dudoso honor que le corresponde a YouTube, ya que, con millones de videos, transmisiones en vivo o reproducción de temas musicales, dispara su aportación hasta las 702,000 toneladas anuales.

Google, pese a ser uno de los portales “más limpios” entre los estudiados, genera 267,000 toneladas debido a la enorme cantidad de usuarios que lo utilizan cada día, si bien en esta cantidad no se incluye el impacto de servicios como su servidor de correo Gmail o el de videoconferencias Meet.

Aún mayor es la contaminación generada por las páginas con “contenido para adultos” debido a la gran cantidad de tráfico que soportan y, así, sólo la web Xvideos supone la emisión de más de 25,000 toneladas.

En cuanto a las redes sociales, Twitter encabeza la lista al liberar 58,000 toneladas anuales de gramos de carbono, seguida de Facebook con 49,000 toneladas.

Posibles soluciones

Resolver el problema de la huella de carbono en el uso de Internet no es sencillo, dado que la industria, el comercio, el ocio y las relaciones a día de hoy se basan cada vez más en el mundo digital, pero, tal y como ha indicado García, sí puede limitarse su impacto, por ejemplo “reduciendo el peso de las imágenes y optimizándolas”.

Al comprimir su calidad, se reduce también su peso, lo que a su vez exige un “menor rendimiento” a los servidores y por tanto un menor gasto energético.

Otra medida pasa por “simplificar el código de las páginas web” y, de hecho, para crear un sitio lo más próximo posible a la neutralidad energética, es necesario asegurarse de que su contenido se cargue rápidamente y que la experiencia de los usuarios sea optimizada, puesto que, cuanto más sencillo sea para ellos encontrar lo que buscan, menos páginas necesitarán cargar.

Ahora lee:

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Más de 150,000 mercadólogos inscritos en nuestros boletín de noticias diarias.

Artículos Premium

Artículos Premium

Más de Merca2.0

Artículos relacionados