• Según Google, los líderes están 1.3 veces más dispuestos a adoptar innovaciones en marketing de datos

  • El HuffingtonPost apunta que Photoshop tiene un efecto negativo en la percepción física de muchas mujeres

  • De acuerdo con Statista, Adobe obtuvo siete mil 922 millones de dólares en ganancias globales durante 2018

Hoy en día, parece que el futuro del marketing está en los datos, su análisis y la correcta implementación de los mismos. Las compañías están utilizando sus amplias bases de información para una multitud de iniciativas. Algunas empresas están utilizándolas para implementar nuevos servicios para sus usuarios. Otras empresas las emplean para prometer una superior personalización. Unas cuentas los utilizan para mejorar su oferta de productos.

Pero es claro que, de una forma u otra, el marketing de datos llegó para quedarse. En cifras recopiladas por V12, 33 por ciento de los mercadólogos creen que los sistemas de recolección y análisis de información son las más útiles para su trabajo. Invesp señala que el 40 por ciento de las marcas aumentaron su presupuesto en estas estrategias. Además, según Lytics, estas estrategias ya son el 20 por ciento del gasto de mercadotecnia en Estados Unidos (EEUU).

Sin embargo, el uso de información para las estrategias de marketing no es simplemente tener un excel y correr un algoritmo. Uno de los retos más importantes es recolectar los datos y saber cómo compilarlos de la forma más útil posible. Esta tarea se ha vuelto más compleja conforme hay más canales desde donde se pueden obtener insights valiosos. Conforme se multiplican estas fuentes, también es más difícil integrarlos en una estrategia unificada.

Un Photoshop para datos

Adobe quiere tener la bala mágica que resuelva este problema. De acuerdo con Adweek, la compañía de tecnología acaba de lanzar un nuevo software de análisis de datos. Lo que resalta de esta oferta es que está inspirada en Photoshop, su popular programa de edición de imágenes. Específicamente, en la habilidad que tienen los usuarios para poner los elementos en capas. Así pues, las marcas podrían analizar la información de su negocio en este formato.

De acuerdo con la tecnológica, se espera que este sistema sea especialmente útil para las estrategias omnicanal. Con capas de datos, se podrían observar bases de diferentes fuentes simultáneamente. Esto, en teoría, permitiría a las empresas hacer un análisis más sencillo de los comportamientos de su negocio y de sus consumidores. Se espera que el nuevo software de visualización forme parte de la oferta en su unidad de negocio Adobe Experience Cloud.

Énfasis en la experiencia omnicanal

La búsqueda por integrar varios canales en una única experiencia unificada no es un objetivo único de Adobe. LG recientemente abrió una nueva oferta publicitaria en sus Smart TVs, que permitiría a los anunciantes multiplicar las formas para impactar en los consumidores. Por su parte, Walmart ha buscado por un rato de emplear tecnologías y análisis de datos para reducir la fricción en el proceso de venta que experimentan sus consumidores en tienda y en línea.

Se debe de admirar la sencillez de la solución de Adobe. Ciertamente los datos son cruciales para proveer a los usuarios de una experiencia omnicanal. También es cierto que puede ser muy difícil compilar la información obtenida de diferentes canales en una sola estrategia. Con un cambio visual, se puede esperar que más marcas puedan llevar a cabo esta evolución. Pero sería ingenuo pensar que el software de la tecnológica sea una verdadera bala de plata al reto.

Para que esta herramienta funcione, es indispensable que las compañías que utilicen este software tengan una recopilación de datos estandarizada. De lo contrario, sería como mezclar peras y manzanas. Es claro que muchas marcas ya tienen este tipo de procesos establecidos en sus empresas. Pero para quienes todavía no realizan este cambio, la salida de este tipo de herramientas debería ser una llamada de atención.

El cambio en el entorno de los datos no puede consolidarse, ni siquiera con las mejores herramientas del mercado, a menos que se tengan buenas prácticas internas.