¿Adiós a las redes?

Por Camila González
Twitter: @GFCam
Correo: [email protected]

Me encantan los reaccionarios, esos personajes que un buen día deciden no quedarse quietos y mudos con sus inconformidades y que se sienten tan parte del mundo que no dudan en manifestarse. Claro, hay grupos reaccionarios de todo tipo, y no tiene que ver con sus causas mi atracción por ellos. Sólo me gusta saber que algún porcentaje de la humanidad se apasiona ya no tanto por algo sino contra algo.

Y como todo lo que existe tiene oposición, y más aún los fenómenos que conllevan creencias o formas de vida, también existen los opositores a Internet, a las redes sociales y a Facebook en particular. Las razones, múltiples, van desde el odio intrínseco a Internet de “a mí no me gusta y no navego” hasta persuadir que otros se alejen de webs, perfiles de usuario y buscadores.

Por ejemplo, por el odio a Internet y todo lo que tenga que ver con la red el 30 de enero de 2008 se instituyó el día de “Borra tu cuenta de MySpace” y se celebra el nacimiento de sitios “antisociales” como Crackbook (“una aplicación social adictiva que te hace sentir conectado con la gente cuando en realidad no lo estás haciendo”) y Hatebook (“la utilidad antisocial que te desconecta de las cosas que odias”).

Y nace, así, un movimiento anti-red y anti-tecnologías llamado NoSo, que invita a que no nos veamos en persona con los contactos virtuales y que dejemos de lado el hábito adictivo de estar siempre en línea o con nuestra mirada clavada en un celular, una tablet o cualquier otra pantalla. Los miembros de NoSo se reúnen en lugares públicos para hacer cualquier actividad que no tenga que ver con teclados. Si acá en el D.F., ya estuviera el grupo, nada mal nos sentaría salir con ellos y contemplar otros conceptos: parques, cafés, mercados…

Hay otros tantos movimientos anti-Facebook derivados del polémico tema de privacidad y del error técnico de seguridad que tuvo la página al dejar que todos entráramos a cualquier chat o mensaje privado. Muchos quieren “cometer suicidio virtual y cerrar sus perfiles”. Por ejemplo, la campaña “leavefacebook” tiene como meta que 10 mil internautas borren su cuenta.

Incluso Google ha detectado la misma tendencia social: The New York Times publicó que la frase “cómo puedo eliminar mi cuenta de Facebook” es una de las cinco más repetidas en el buscador. El periódico también cuenta que cuatro estudiantes neoyorkinos crearon el proyecto “Diáspora” para ayudar técnicamente a los desertores convencidos.

¿Usted qué razones tendría para desertar?

Yo, el tiempo que le regalo a las redes sin darme cuenta que la vida es un suspiro, las ganas de desvirtualizar la amistad, el miedo a creer en fantasmas virtuales, la frustración de no haber terminado “El Quijote de la Mancha…”

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299