Acciones poco conocidas para mejorar tu marca personal

Por Alvaro Rattinger
email [email protected]
twitter @varu28

La marca más importante en la carrera profesional de un mercadólogo es la personal. Llevar la reputación y valor de una marca es trabajo diario de quien trabaja en esta industria; sin embargo, la primera responsabilidad es potenciar su propia imagen. Todos somos una marca, no importa si trabajamos en la industria financiera, arquitectónica, de construcción o pedagógica. Cada vez que asistimos a una entrevista de trabajo o nos presentamos frente a una audiencia ejercemos la mercadotecnia personal.

Una marca personal – al igual que una comercial – permite crecer a partir de la buena voluntad, reputación y valor percibido por nuestros colegas, clientes y proveedores. Invertir en un tu marca tiene beneficios importantes en el mediano y largo plazo, será más fácil comunicar los mensajes que te sean de interés, reunir aliados en proyectos importantes y promover el crecimiento de tu trabajo, son tan sólo algunos ejemplos. En el ámbito comercial y corporativo resulta un reto determinar el valor de una marca, lo mismo sucede en el personal, no queda duda que un profesional que dedique tiempo y esfuerzo a crecer su reputación saldrá adelante en este competido mundo.

Para establecer una estrategia de branding personal exitosa se deben seguir por lo menos los siguientes lineamientos:

  • Definir quién eres
  • Establecer objetivos claros y medibles
  • Ser auténtico
  • Crear una red profesional dentro de tu industria
  • Ser parte de la comunidad
  • Participar en la mejora de tu entorno

Las acciones más comunes de personal branding incluyen la inclusión de perfiles públicos, conferencias y trabajo en prestigiadas empresas, también hay actividades más simples que pueden dar tracción a tu marca personal.

1. Haz trabajo voluntario

La mayoría de las organizaciones no gubernamentales operan con fondos limitados, resultado de donaciones o cuotas de miembros. Buscan – en la mayoría de los casos – atender causas sociales de gran alcance. En este sentido la ayuda de un profesional siempre es bienvenida, ser voluntario en esfuerzos comunitarios tendrá un doble efecto positivo, en primera instancia se ayuda a la sociedad, en segundo término se construirá experiencia en un campo en específico. Vale la pena decir que este tipo de esfuerzo debe ser honesto, de lo contrario tendrá efecto negativo en la reputación de la persona y no deben verse como acciones de corto plazo. Invariablemente un compromiso de este tipo implica tiempo, dinero y esfuerzo, no debe tomarse a la ligera o realizarse con el deseo del beneficio personal.

2.  Organiza pequeñas reuniones en tu industria

Ser parte de una comunidad es ingrediente clave en el proceso de construir una marca personal exitosa. Organizar reuniones y fomentar la conversación dentro de tu industria te pondrá en una posición en la que se puede ayudar a compañeros y colegas por igual. Participar en asociaciones o esfuerzos de gremio te permitirán tener una red más robusta de contactos y una reputación más sólida en tu entorno profesional. No tengas miedo de ayudar a la competencia si se trata de beneficios para la industria.

En este punto resulta de importancia ser el anfitrión y promotor de la reuniones. Este pequeño detalle permite que la conversación se lleve a cabo en la cancha propia y sea posible exponer las virtudes y fortalecer los lazos personales.

3. No escatimen en conocimiento y esfuerzo

El mundo profesional puede dividirse en tres grandes categorías, los que toman, los que igualan y los que entregan. Lamentablemente en muchas círculos se confunde la generosidad con debilidad. Ayudar al prójimo puede ser el mejor camino para fortalecer tu imagen personal. Por supuesto, siempre con atención, no es deseable convertir un gesto generoso en un abuso. En la medida de lo posible toma las llamadas, atiende las citas y contesta a los emails. Trata bien a tus pares, nunca sabes cuándo serás quien pida audiencia. Alguna vez leí “se amable con las personas con las que te topes al subir, serán los primeros que veas al bajar”

Si leíste un libro de valor, encontraste un artículo que puede ayudar o sabes como resolver un problema ajeno, no dude en prestar tu ayuda. Un marca personal depende de la posición dentro de la comunidad.

4. Comienza por agradecer

En el ámbito profesional es común comenzar las conversaciones con reclamos. Cuántas veces escuchamos estas frases: “hasta que te dejas ver”, “es más difícil hablar contigo que con el presidente”, “ya ni te acuerdas de los compañeros” por mencionar algunas. Me parece que es una pérdida de tiempo, recomiendo comenzar con un simple “que gusto me da verte” o “que bueno que ya pudimos coincidir” son frases más positivas que celebran y celebran la reunión. Ser agradecido es una de las primeras cosas que se enseñan en un hogar funcional, lo mismo debería ser cierto para el ámbito profesional.

5. Promueve tu propia imagen

Una marca personal comienza con la auto promoción, no se trata de presumir o comprar una campaña en medios espectaculares para decir lo maravilloso que eres, se trata de no tener vergüenza de compartir tus éxitos. Es válido comunicar los avances que tu carrera ha tenido, enviar un email para platicar sobre un nuevos puesto o más responsabilidad dentro de la empresa puede abrir puertas a nuevas oportunidades.

Inicia tu propia estrategia de comunicación en redes sociales, un blog o bitácora personal son los caminos más obvios. También vale la pena considerar caminos más privados como penzu.com.

Trabajar en tu imagen y marca personal es un esfuerzo constante y va más allá de vestir bien o escribir constantemente sobre un tema en redes sociales. Es un compromiso con tus ideales y la posición que deseas tener dentro de la comunidad, no es tema menor y vale la pena atenderlo con la mayor prioridad posible.

loading...