“Acabar con la corrupción y la impunidad” el eje central del discurso de AMLO

AMLO-López Obrador-Discurso
  • Andrés Manuel López Obrador dio su primer discurso como presidente de México.

  • El combate a la corrupción será uno de los ejes centrales de su gobierno.

  • Aseguró que las inversiones de empresarios nacionales y extranjeras están seguras.

Durante la ceremonia de investidura que se realiza en el Palacio Legislativo de San Lázaro, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador declaró que el eje central durante su gestión será de “acabar con la política y la impunidad”.

Asimismo detalló que no se perseguirá a políticos así como personajes del sector privado ya que el país entraría una dinámica de enfrentamiento, algo que desgastaría a la nación del objetivo, mismo que es lograr la denominada “cuarta transformación”.

En ese sentido, el ejecutivo federal, enfatizó que serán tres ejes principales el plan de Gobierno: la construcción de una nueva patria, la pacificación del país así como el despertar económico.

La postura que definió el propio Andrés Manuel López Obrador, “no es mi fuerte la venganza, si bien no olvido, si soy partidario del perdón y la indulgencia”. De igual forma agregó que se pueden castigar los errores del pasado, pero lo fundamental es evitar los errores en el porvenir.

Ayotzinapa

Los hechos ocurridos en septiembre 2014 en los que se desparecieron de manera forzada 43 estudiantes cobraron relevancia dentro del discurso realizado por el mandatario nacional, AMLO determinó que se construirá la comisión de la verdad para castigar los abusos de autoridad, para atender este caso.

A su vez, indicó que se deberá castigar a quienes resulten responsables, pero que la presidencia se deberá de abstener de perseguir a los políticos inmiscuidos en este acontecimiento.

Corrupción

En la mayoría del discurso, el presidente López Obrador señaló que se promoverá como delito grave a la corrupción; la austeridad republicana serán fórmula y práctica de su gobierno, dijo.

Además de que dejó en claro que solamente responderá por su hijo menor de edad, pero que en caso de que su esposa o sus demás hijos cometan algún delito, serán juzgados como cualquier otra persona.

Asimismo, sostuvo que luchará contra la “inmunda corrupción pública y privada”, como parte de su consigna para lograr un cambio de “régimen político” y, con ello, devolver la tranquilidad al país.

“La corrupción se convirtió en la principal función del poder político, por eso, si me piden que exprese en una frase el plan del nuevo gobierno, respondo: acabar con la corrupción y la impunidad”, afirmó.

Economía

En materia económica sostuvo que no buscará endeudar a México y que implementará diversas acciones para impulsar el desarrollo económico y social de la población.

Aseguró que las inversiones de empresarios nacionales y extranjeras están seguras y prometió que no habrá incremento en los impuestos, ni crear nuevos, así como no incrementar la deuda pública.

En ese sentido, volvió a sostener que parte fundamental de las finanzas públicas será “el combate a la corrupción y la austeridad” del gobierno.

Además, indicó que en la franja fronteriza se reducirán los impuestos, en concreto, el IVA será de 8 por ciento, mientras que y el ISR quedará en 20 por ciento.

Parte importante de su discurso fue la crítica al modelo económico ‘neoliberal’ al que adjudicó la principal responsabilidad por la situación de pobreza que vive el país: “La crisis de México se originó no sólo por el modelo económico neoliberal de lo últimos 35 años, sino por el predominio de la más inmunda corrupción pública y privada”.

Congruencia con su campaña

El marketing político o mercadotecnia política es la disciplina que se utiliza para diseñar y reforzar la estrategia de comunicación de una campaña, un candidato, funcionario o partido político.

En este caso, hay que ver el discurso de AMLO como su principal recurso para proyectar una imagen que buscará reafirmar en el imaginario colectivo todas sus promesas de campaña.

Hoy, en su primer mensaje a la nación como presidente ya en funciones, hubo congruencia con diversas declaraciones y consignas que hizo mientras se encontraba en campaña; por lo que, conforme pase el tiempo, seremos testigos si este enfoque se modifica o sigue su curso.

Con la mayoría en ambas Cámaras, las promesas realizadas pueden ser más factibles, no obstante, las decisiones no se toman en un tiempo acelerado sino que siguen un ritmo de trabajo y se irán desembocando dependiendo de las prioridades de cada administración.

Esto es algo que han señalado diversos analistas consultados por los medios de comunicación, quienes resaltaron que tras los propósitos y acciones enunciadas, no hay un fondo, un cómo o con qué se ejecutarán.

Entre los dichos, se identifican varias promesas que lucen complicadas de cumplir y, sin ánimos de calificar como demagógico, hay que ver el discurso como una herramienta de comunicación que le permitirá a AMLO reavivar las esperanzas y expectativas de un sector de la población. Aunque, igualmente despertará dudas en parte del sector económico y de negocios.