Cada líder tiene su propia estrategia, de acuerdo con su personalidad y con las virtudes que puede “explotar”.

Por dar un ejemplo,  Indra Nooyi, dice que“como líder, soy dura conmigo mismo y mis estándares son muy altos. Sin embargo, soy muy cariñosa porque quiero que la gente tenga éxito en lo que está haciendo, para que algún día puedan aspirar a ser yo en el futuro”.

Desde el libro “Las 8 dimensiones del Liderazgo” de Jeffrey Sugerman, Mark Scullard y Emma Wilhelm de Editorial Patria, explican ocho tipos de líder.

Dominante. Se trata de un líder directo en sus mensajes y al mismo tiempo decisivo; toma las riendas de problemas referentes a la organización y proyecta una imagen segura.

Vanguardista. Se caracteriza por impulsar al equipo de trabajo a emprender nuevas acciones con el fin de crecer, explorar y ampliar sus horizontes.

Energético. Tiene la virtud de generar entusiasmo por diferentes actividades, por medio de su principal característica: ser optimista, lo que contagia al grupo de trabajo y deriva en un impulso a las relaciones laborales.

Deliberado. Analiza problemáticas a fondo con el fin de proponer soluciones viables, por lo cual garantizan una dirección confiable y organizar, para dar paso a una reducción importante de errores.

Exhortador. Es positivo y sobresaliente creando un espíritu colectivo. De este tipo de líder destaca que reconoce los esfuerzos de cada miembro en el equipo y reitara la importancia de los miembros del mismo.

Incluyente. Tiene una alta sensibilidad en las necesidades del equipo, debido a que son buenos escuchando y comprendiendo la situación de las personas del grupo. También crea una atmósfera de colaboración y comprensión.

Modesto. Un líder así se distingue por reconocer sus logros y también sus malos pasos, dar crédito a quien se lo merece y mantener su ego bajo control para que no perjudique sus relaciones laborales.

Resuelto. Su virtud principal es determinación, al igual es persistente, lo cual hace que los miembros del equipo se abran ante nuevas posibilidades, más si se atraviesan tiempos complicados.