8.200 millones de euros exigen a Volkswagen sus accionistas tras el fraude de las emisiones

El escándalo del falseamiento de los datos de las emisiones contaminantes de Volkswagen tiene más de un año, pero su resolución al completo aun parece lejana. En esta ocasión a la marca alemana le toca enfrentar 1.400 casos legales de accionistas que exigen 8.200 millones de euros en compensaciones. Entre los argumentos para ello, se encuentra el de haberse demorado demasiado en informar sobre los problemas del trucaje de millones de vehículos.

La trampa mediante la cual 11 millones de coches con motores diésel fueron manipulados para registrar un nivel de emisiones de gases inferior al permitido, y el retraso para darlo a conocer habría costado un 40 por ciento del valor de las acciones en apenas dos días, una vez que estalló el escandalo.

Ahora los inversores, mayormente privados, aunque con puntuales presencias de grandes accionistas institucionales, reclaman una indemnización, como se conoció en un comunicado de la Audiencia Provincial de Braunschweig, Alemania.

Entre los nombres conocidos de entidades se encuentran el Gobierno de Estados Unidos, los Estados federados alemanes de Hessen y se espera que se personen Blackrock, (que lo anunció la semana pasada) además de otros fondos noruegos, estadounidenses y británicos.

Tras conocerse el llamado ‘dieselgate’, la marca alemana ha tenido que sustituir a su presidente y ha perdido más de 25.000 millones de euros de su valor en Bolsa, además de registrar las mayores pérdidas de su historia.

Y por si fuera poco, ha tenido que destinar valor de 18.000 millones de euros para enfrentar la situación, aparte de comprometerse a pagar 15.000 millones de indemnizaciones, sólo en Estados Unidos y es que según las estimaciones de los analistas, este trucaje le costará a Volkswagen, como mínimo 30.000 millones de euros.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299