7 claves para presentaciones infalibles

Una presentación no siempre está enfocada en cómo vistes o la manera en que expones, el material de apoyo también es importante, por ello, debes cuidar cada detalle para evitar que tu presentación se vea monótona y desinteresada.

Una presentación no siempre está enfocada en cómo vistes o la manera en que expones, el material de apoyo también es importante, por ello, debes cuidar cada detalle para evitar que tu presentación se vea monótona y desinteresada.

Cada vez es más frecuente que hagamos presentaciones profesionales en nuestro lugar de trabajo, ya sea para exponer algún reporte o buscar un nuevo inversionista, y es de suma importancia tomar en cuenta que el material que utilices no se convierta en el protagonista y te robe la atención.

En una presentación buscas que tu audiencia retenga la información que le estás proporcionando, lo cual no se logrará si lo pones todo como texto en tus diapositivas pues las personas estarán más atentas a leer lo que está detrás de ti y si sienten que todos los datos están por escrito, no te pondrán atención.

A continuación, te presento 7 consejos para que tus presentaciones profesionales sean efectivas y causen el impacto que deseas:

Recuerda que es un apoyo: tu presentación no debe ser la protagonista, evita leerla y busca la sencillez.

Usa la regla 10-20-30: Guy Kawasaki, reconocido especialista en el ámbito de las nuevas tecnologías y el marketing, recomienda que utilices solamente 10 diapositivas con una duración de 20 minutos y con un tamaño de fuente de 30 puntos o mayor.

Evita utilizar plantillas prediseñadas: es posible que tu audiencia ya haya visto antes el diseño de tu presentación, por ello, rediseñar tu presentación y brindarle un toque auténtico será más efectivo. Recuerda que actualmente buscamos que las cosas estén personalizadas de acuerdo con nuestras necesidades.

Utiliza máximo dos fuentes: en una sola diapositiva procura usar máximo dos tipos de letra y seguir ese diseño a lo largo de toda tu presentación. También elige una tipografía que sea fácil de leer.

Evalúa si es necesario el uso de las transiciones y animaciones al cambiar cada diapositiva: si no le suma a tu presentación, no las pongas.

Mínimo de texto: sólo escribe lo indispensable y apóyate en la regla 6-6, en una diapositiva no debe tener más de seis renglones o bullets y no más de seis palabras cada uno. Evita los textos largos, mejor utiliza listas o conceptos pequeños.

Sé muy visual: no limites tus diapositivas a poner solo texto. Robert Dysell, jefe de mercadeo de Pickit, menciona que una buena presentación necesita fotos únicas que transmitan una historia, emociones o sentimientos.

Recuerda que tu próxima presentación podría cambiar tu vida, busca siempre que sea exitosa agregando toques auténticos que distingan tu branding personal y con ello la gente recordará el contenido que presentas.

Recibe las gráficas del día con las noticias más importantes de mercadotecnia.