La productividad en la oficina es una de las principales cosas que todo empresario quiere conseguir en sus trabajadores. Conseguir la productividad máxima es algo difícil pero no imposible, sobre todo si pones en práctica algunos de los consejos que te vamos a ofrecer para aplicar en la oficina. ¡Toma nota de todos ellos!

1.- Prepara la vuelta el domingo por la tarde

El domingo es el último día de descanso de la semana, así que lo mejor es que refresques tus obligaciones para los próximos días, qué tareas tienes pendientes y cuáles tienes que cerrar. Lo mejor, por tanto, es echar un vistazo a tu agenda. Pero solo se trata de refrescar, no se tarta de una revisión semanal.

2.- Horarios

Márcate unos horarios estrictos de entrada y salida. Estos horarios pueden variar 5 o 10 minutos pero no más. Focálizate en el trabajo y elimina las distracciones y actividades que no tienen nada que ver con tu actividad laboral.

3.- Haz pausas

Es ideal que hagas pequeñas pausas entre el final de una tarea y el inicio de la siguiente. Esto te servirá para establecer un separador psicológico entre los dos asuntos. Si no quieres abandonar tu puesto de trabajo tanta veces, busca una ventana y deja que tu mirada se pierda durante unos minutos.

4.- Correo electrónico

Comprométete contigo mismo a no consultara el correo electrónico más de 2 o 3 veces por día. Si crees que puede ser un problema con tus clientes, debes hacérselo saber cuando te llaman. Es decir, indicarles cuáles son tus horarios para revisar tu cuenta de correo electrónico.

5.- Trabaja con diferentes bandejas

Para que tu productividad no se vea comprometida en la oficina, sería perfecto que trabajaras con una bandeja de entrada, electrónica y para papel. Es importante saber dónde enviar todo lo que genera tu actividad, para después recuperarlo sin pensar dónde lo has dejado. La bandeja con papel recopilará correo y otros documentos que todavía no recibes en forma digital.

6.- Listas para administrar todos los asuntos

Se trataría de un sistema de múltiples listas (GTD) aunque para funciones más estáticas puedes pasar con una sola lista.

La lista debe ser cerrada. Es decir, tiene que ser una lista de próximas acciones y no la abras a nuevas entradas hasta que no acabes. Si es una lista muy poblada, trabaja con una lista más pequeña con las tareas imprescindibles.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299