Aunque seguro que ya has empezado a trabajar, los lunes suelen ser siempre largos y aburridos y es que es muy difícil comenzar la semana, aunque siempre es primordial afrontarla con optimismo y comenzarla con el mejor ánimo posible para que así todo vaya sobre ruedas durante el resto de días de la semana.

Seguro que cuando te levantas los lunes, lo haces con una mezcla de pereza y tristeza por el fin de semana que has dejado atrás pero, esto es algo que no debería preocuparte ya que a continuación te vamos a ofrecer algunos consejos para que comiences la semana con total optimismo y llegues a disfrutar incluso de los lunes en el trabajo.

1. – Piensa en otros que lo tienen peor

Aunque saber que tu jefe o alguno de tus superiores tendrá más preocupaciones que tú no te va a hacer más feliz un lunes pero seguro que te alivia un poco la carga de este día tan duro de la semana.

2.- Autoconvéncete

Tómate el lunes con humor y es que debes recordar que ningún día está tan lejos del próximo lunes como el propio lunes y esto es algo que se va a convertir en una gran noticia para ti.

3.- Terapia musical y física

La música es un buen relajante para afrontar el lunes en el trabajo con mayor optimismo, así que no dudes en, por ejemplo, escuchar tu canción favorita mientras vas al trabajo ya que podrás cambiar así tu estado de ánimo.

Asimismo, está comprobado que el ejercicio físico moderado por la mañana te cargará de energía para el resto del día, por lo que una muy buena opción es empezar el lunes haciendo algo de ejercicio.

4.- Amabilidad ante todo

En este día de la semana, es mejor que nunca que trates con una amabilidad extra a la de los demás días a tus compañeros de trabajo para que así hagan lo propio contigo. Seguro que con este simple gesto, pasas mucho mejor el primer día de la semana.

5.- Objetivos y metas

¿Quieres empezar la semana con optimismo? Entonces no dudes en plantearte una meta u objetivo atractivo, ya que este será un muy buen aliciente para superar la típica depresión que sueles experimentar este día. Puedes plantearte cualquier meta para fuera del trabajo como, por ejemplo, una cena en pareja, una salida con amigos o ver una película.

6.- Aclimátate

Y, por último, si has pasado el fin de semana fuera de tu ciudad o de tu casa, no vuelvas nunca ni el domingo muy tarde o el lunes por la mañana. Es mejor que te aclimates poco a poco para que así la vuelta sea menos dura.

Y tú, ¿cómo sueles afrontar los lunes en el trabajo?