5 maneras de reparar mala reputación laboral

Internacional.- No todo en la vida es perfecto. A veces un mal momento en el trabajo puede llevarnos a construir muy mala reputación ante nuestros compañeros de trabajo y nuestros jefes. Si no eres precisamente conocido por ser amable, positivo y con buena disposición ante el trabajo y los demás, pero estás dispuesto a cambiar tu actitud, quizá estés a tiempo. Por lo general todos están abiertos a dar una segunda oportunidad, así que aprovéchala en caso de que alguna vez hayas actuado mal al punto de dañar tu reputación laboral.

Más notas relacionadas:
5 consejos para mantenerte como un líder creativo
3 consejos para detonar una marca mediante relaciones públicas
Consejos para evitar una crisis en tu estrategia de mercadotecnia digital

1. Admite tus errores… y en público
El primer paso es el más difícil. Tienes que admitir lo que hiciste mal en orden de poder enmendarlo. Si afectaste a alguna persona en particular, pide disculpas. Tienes que ser humilde para afrontar el paso de la aceptación, solamente así podrás generar confianza en los demás. Puedes enviar un e-mail para disculparte pero lo mejor es que tengas la valentía de hacerlo en persona.

2. Piensa en las maneras en que puedes contribuir a la empresa y al trabajo de tus compañeros
Vuélvete proactivo y solícito. Intenta ayudarles en lo que puedas, intenta ser el mejor empleado del mes sin aspirar a reconocimiento alguno, solo a regenerar la imagen quebrada. A lo mejor te has ganado fama de irresponsable, entonces haz una lista de todas las cosas que debes hacer, y las prioridades, y síguela al pie de la letra en el día a día.

3. Mantén la calma
Construir de nuevo una buena reputación no es fácil y a veces, hay que admitirlo, tus compañeros de trabajo no lo ponen nada sencillo. Quizá en el camino encuentres trabas, tropiezos y ciertas actitudes de desprecio. Mantén la calma, ganarte la confianza de vuelta es un ejercicio de paciencia. No te vuelvas agresivo y destruyas lo que has construido.

4. Acepta opiniones
Pregunta a tus amigos y familiares qué opinan de tu situación y cómo podrían manejarla si estuvieran en tu lugar. Eso te permitirá obtener una perspectiva más amplia del problema y de tus actitudes, y cómo restaurarlas. Cuando estamos desesperados por algún asunto en particular, es difícil ver fuera de la caja, así que una ayuda nos viene bien.

5. No permitas que el trabajo no sea equitativo
Esto aplica a los jefes, supervisores o encargados, no precisamente al resto del perfil de los empleados. También los jefes se pueden hacer de mala reputación y por lo general, es por ser injustos o poco equitativos. No dejes que la flojera de unos le provoque más trabajo a los demás. Esto provocará que los mejores talentos se sientan poco valorados y con el tiempo, te crearás mala reputación como jefe. Evítalo para dar un buen ejemplo siempre.

loading...