Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

5 bases que fundamentan el éxito de un negocio

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Emprender un negocio abre una serie de posibilidades y beneficios muy atractivos. Trabajar en lo que uno elige, autonomía de trabajo, mayores ganancias y satisfacción personal se pueden mencionar como algunas de las principales ventajas. 

Emprender un negocio abre una serie de posibilidades y beneficios muy atractivos. Trabajar en lo que uno elige, autonomía de trabajo, mayores ganancias y satisfacción personal se pueden mencionar como algunas de las principales ventajas.

El tema es que, aunque la posibilidad de abrir un negocio está siempre al alcance, llevarlo al éxito puede ser una labor ardua y compleja y el verdadero reto es lograr que éste trascienda y perdure en el tiempo.

Para emprender un buen negocio no se requieren grandes cantidades de dinero, iniciar con una infraestructura robusta o tener el producto más innovador. Lo que si necesita es que sepamos encontrar una oportunidad, nos preparemos adecuadamente y sepamos aprovecharla.

A continuación, te comparto las cinco bases que considero fundamentales para incrementar tus posibilidades de éxito en un nuevo negocio:

1. Haz algo diferente.

Saber a detalle qué quieres hacer es la primera base, pero más allá es tener identificada una necesidad y contar con una solución diferente o novedosa para resolverla. Muchos negocios se forman y se vuelven exitosos porque saben detectar necesidades importantes y logran elaborar formas eficaces de satisfacerlas, ya sea desarrollando un producto completamente innovador que identifica y soluciona un “nuevo problema” o desarrollando uno que satisface más “eficientemente” una necesidad que otro producto satisfacía anteriormente. Recuerda validar siempre tus ideas y suposiciones antes de lanzarte a cualquier empresa.

2. Valida a tus clientes.

Es necesario confirmar desde el inicio del negocio que el producto o servicio que pensamos ofrecer tiene o tendrá eventualmente una base de clientes estable. Muchos negocios fallan, porque comienzan sin evaluar apropiadamente a su base de clientes, pasando la mayor parte del tiempo pensando en el desarrollo del producto o servicio y cuando salen al mercado encuentran que quienes pensaban que serían sus clientes no compran. Los negocios exitosos basan su desarrollo en una base de clientes verificados, confiables y buenos pagadores.

3. Equilibra la planeación y su ejecución

Tener una estrategia para obtener clientes y contar con un buen plan de negocio/marketing en el que basarás el desarrollo de tu idea es muy importante, pero no olvides que en el papel suele ser, con mucha frecuencia, diferente a la realidad. Por supuesto que es indispensable saber a dónde vas, pero también es esencial ser lo suficientemente flexible para modificar tu plan a la hora en que se presentan contratiempos o cambios en tu entorno interno o externo. Mantén el plan simple y con objetivos fácilmente identificables, medibles, logrables. Recuerda que, aunque la idea precede a la acción, es a través de la acción que la idea se valida y toma su forma final. Tener en mente una foto clara de a dónde quieres llegar y prepárate para seguir un camino o adaptarlo según lo que se presente incrementará ampliamente tus probabilidades de éxito.

4. Optimiza tus recursos.

Tu habilidad para aprovechar y conservar los recursos en el inicio de tu negocio, incrementarán dramáticamente sus probabilidades de éxito. No importa si hablamos de presupuestos amplios o restringidos, las empresas que mejor subsisten son aquellas que saben administrar sus recursos eficientemente y vivir “por debajo de sus posibilidades”. Recuerda que las utilidades en una empresa se obtienen generándolas, no “mereciéndolas” y, por lo tanto, resolver y trabajar cualquier problema será mucho más efectivo y redituable que arreglarlo “con dinero”.

5. Construye el equipo correcto.

Es importante tener identificadas las actividades que te hacen perder foco y saber apoyarte con la gente adecuada para llevarlas a cabo. Delegar, ya sea en áreas en las que no eres el más competente o actividades que consumen demasiado tiempo, es la mejor manera de subir tu productividad y tu trabajo de calidad.

No estoy hablando de recetas de cocina que aplican a todos los casos. Seguro existen casos en los que hay empresas que cumplen estos factores pero que fracasan al ignorar otros también importantes. ¿Qué factores consideras indispensables para el éxito de un negocio? Quiero conocer tu opinión. Sígueme en Twitter en @carlosluer y nos seguimos leyendo por aquí.

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Más de 150,000 mercadólogos inscritos en nuestros boletín de noticias diarias.

Artículos Premium

Artículos Premium

Más de Merca2.0

Artículos relacionados