Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

4 malos hábitos tecnológicos que debes evitar

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Posiblemente muchos de nosotros hemos adquirido algunos hábitos en nuestro día a día que consideramos normales o adecuados, cuando en realidad éstos podrían estar interfiriendo con nuestra productividad, destruyendo nuestras relaciones personales y laborales así como en casos no muy extremos dañando nuestra salud y bienestar.

Posiblemente muchos de nosotros hemos adquirido algunos hábitos en nuestro día a día que consideramos normales o adecuados, cuando en realidad éstos podrían estar interfiriendo con nuestra productividad, destruyendo nuestras relaciones personales y laborales así como en casos no muy extremos dañando nuestra salud y bienestar.

El uso desmedido de la tecnología, ya sea a través de nuestra computadora, tabletas, teléfono, redes sociales, etc. puede llegar a ser bastante dañino si no aprendemos a delimitar su uso, grado de atención, influencia y enfoque.

A continuación 5 malos hábitos tecnológicos que debes evitar:

  1. El teléfono como parte integral de nuestro ser: Si no somos nosotros mismos, todos conocemos a alguien que no deja el teléfono ni un instante. Pareciera que el teléfono es una parte integral de su cuerpo. Conducen con teléfono en mano, caminan revisando constantemente su teléfono, comen, desayunan y cenan con su teléfono, en pocas palabras su mirada está fija en el teléfono la mayor parte del día. Es entendible que el teléfono es hoy en día una herramienta fundamental en el ambiente laboral, sin embargo deberíamos de considerar algunos límites ra-di-ca-les para su uso. Resulta muy desagradable entablar una conversación con alguien que prefiere atender otros asuntos que prestarnos atención. Ni que decir del peligro que puede ocasionar conducir mientras hablamos o mandamos mensajes. Es muy triste ver fuera del trabajo a padres de familia que “conviven” con sus hijos, familiares o amigos atendiendo sin cesar su teléfono celular. ¿Es ésta la imagen que deseas proyectar a los demás?
  2. La falta de cortesía al espacio de los demás: Por increíble que parezca todavía hay personas que usan sus teléfonos, computadores o dispositivos móviles sin ningún respeto al espacio de los demás. Llamadas en altavoz en lugares públicos, teléfonos sonando en cursos, reuniones y/o conferencias, el uso de juegos a todo volumen, o incluso detalles tan pequeños como música a todo volumen en un área de trabajo abierta, son algunos de los malos hábitos que debemos cuidar . Evitemos presuponer que las otras personas quieren oír nuestra conversación, nuestra música o nuestros juegos. Es una cuestión de respeto y hablará muy bien de nosotros ser considerados en este aspecto.
  3. La incesante necesidad de la inmediatez en la comunicación: Durante muchos años fuimos capaces de esperar las respuestas en la comunicación. Se mandaban cartas a mano que tardaban semanas en llegar a su destino, las llamadas por teléfono de larga distancia eran costosas por lo que solo unos cuantos podían darse el lujo de comunicarse por este medio. Hoy en día somos afortunados de poder comunicarnos con tanta facilidad, sin lugar a duda esto ha beneficiado mucho no solo las relaciones laborales sino las personales también. Sin embargo, si eres de las personas que constantemente revisa su correo, sus redes sociales, su teléfono estás adquiriendo un hábito que tarde o temprano se verá reflejado en tu falta de enfoque, concentración y por ende en tu productividad. Darle click constante al correo para ver los nuevos mensajes no solo te desconcentra de actividades en las que debes de estar atento sino que puede elevar tu nivel de stress y ansiedad. El correo que esperas recibir llegará tarde o temprano así que aprovecha para dedicar tu atención de forma exclusiva a otras actividades y seguro tus días serán mucho mas provechosos y productivos.
  4. La ansiedad de querer hacerlo todo al mismo tiempo: Está incansable necesidad de no perdernos un minuto de la conexión con el mundo virtual nos lleva a escenas en donde estamos viendo la televisión pero a su vez estamos con la tableta revisando correos, la computadora prendida, el teléfono en mano y ya para colmo de los colmos comiendo unas papas con un refresco. No hay forma, por mas multitasking que creamos ser, que esto funcione y nos permita estar enfocados en la tarea o actividad que deseamos. Ni estamos viendo la tele, ni estamos de lleno en la conversación por teléfono y peor aún no estamos disfrutando de lo que podría ser un momento placentero de descanso o una buena cena. Intenta marcar tiempos para cada actividad y evalúa como te sientes después de hacerlo. Estoy segura que no solo el día te rendirá mucho más sino que habrás podido disfrutar y terminar tus tareas con mayor claridad y productividad.

Aristóteles decía “ Somos el resultado de lo que hacemos repetidamente” yo digo que si queremos dar buenos resultados debemos priorizar y administrar mejor el uso de nuestros recursos tecnológicos, fomentando buenos hábitos que nos permitan tener una vida mucho mas equilibrada, serena y placentera.

Besos azules

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Únete a la comunidad más grande marketing en español del mundo. Más de 150 mercadólogos inscritos.

Premium

Populares

Únete a Merca2.0

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.
Más de Merca2.0

Artículos relacionados