Por si no lo sabías, la carta de presentación es una forma menos “seca” o seria de comunicarte con un reclutador que con el currículum. Además, con ella, puedes dejar manifiesta tu motivación y singularidad. Si aún no has elaborado nunca una carta de presentación o la has hecho sin conseguir resultados, no te preocupes ya que, a continuación, te vamos a ofrecer una serie de consejos clave para que redactes la carta de presentación perfecta con la que presentar siempre tu candidatura a una vacante de empleo. ¡Toma nota de nuestros consejos!

1.- No dudes en hablar de tu proyecto

Cuando redactes tu presentación, cuenta y explica todo lo que tienes pensado hacer y el puesto al que aspiras. Pero si no tienes experiencia y no sabes lo que puede deparar el futuro, no dudes en explicar el tipo de tareas que mejor dominas.. Y si no eres capaz de indicar un puesto concreto, indica una orientación profesional dentro de la empresa para que así el reclutador lo tenga claro.

2.- Siempre ponte en el lugar del reclutador

Este es el segundo párrafo de la carta y deberás, en él, realzar las cualidades para el puesto que quieres ocupar. La carta de presentación lo que pretende es responder a las expectativas del seleccionador. Para ello, ponte en su lugar y pregúntate cuáles son las competencias y cualidades que está buscando.

En este apartado debes demostrar que tu solicitud se adecua a tu experiencia y es mejor que no enumeres cualidades personales sino concretar en qué consistieron algunos de tus éxitos profesionales.

3.- Las formas importan

Nunca cometas faltas de ortografía a la hora de redactar una carta de presentación y cuida igualmente la sintaxis para así no causar mala impresión al reclutador. Para darle dinamismo a la carta, usa tiempos presentes y verbos de acción y no abuses de la palabra “personalmente” al empezar las frases, para así no parecer egocéntrico.

Además, intenta que la carta ocupe solo una hoja y espacia bien los párrafos con puntos y apartes, ya que esto facilitará la lectura.

4.- Invitación a una entrevista

El objetivo fundamental de cualquier carta de presentación que se precie es conseguir una entrevista de trabajo con el reclutador para así obtener el empleo. Es por eso por lo que siempre tienes que quedar a la disposición del seleccionador para que se produzca esa entrevista o encuentro.

Si quieres, puedes escribirle que te pondrás en contacto con él en unos días para hablar de tu candidatura y esto no querrá decir que seas pesado sino una persona resuelta y determinada. Es mejor preguntar que pecar de ser un candidato pasivo a la espera de una respuesta.

Y tú, ¿de qué formas sueles redactar tus cartas de presentación? ¿Han influido a la hora de conseguir empleo?

loading...