La productividad es una de las máximas a las que aspira todo trabajador y llegar a los picos más altos de productividad puede ser una tarea totalmente complicada. Algunas de las cosas que puedes hacer para ser mucho más productivo es alimentarte bien y dejar de procrastinar. Aunque, también el descanso y dormir bien es fundamental para logra la tan ansiada productividad.

Si quieres ser mucho más productivo en tu trabajo, debes saber que el sueño es algo esencial en tu día a día ya que si no duermes bien por la noche, esto repercutirá directamente en tu organismo y en tu estado de ánimo y, por consiguiente, en el trabajo. Así que no descuides tu sueño y descanse y duerme bien.

A continuación, te vamos a ofrecer una serie de consejos para que logres dormir perfectamente y puedas rendir mucho más a la hora de desempeñar tu trabajo. ¡Toma nota de todos ellos!

1.- Establece rutinas

Los expertos aconsejan dormir, como mínimo, 6 horas diarias. Si no eres capaz de conseguirlo, deberás establecer una serie de rutinas para que tu sueño sea de calidad. Por ejemplo, puedes darte antes de dormir una ducha relajante. Esto hace que tus músculos se relajen.

Eso sí, no te des toda la ducha caliente sino que deberías acabar con agua tibia o fría para así disminuir tu temperatura corporal y favorecer unas mejores condiciones para el sueño. Asimismo, intenta que la habitación en la que duermas no presente una temperatura muy elevada.

2.- Apaga todas las pantallas

Normalmente, solemos dormirnos consultando nuestro smartphone o viendo la televisión y esto es algo que está demostrado que afecta a la productividad ya que las personas que lo hacen tardan más en dormirse y sufren de insomnio.

Así que lo mejor es que sustituyas tu teléfono móvil o la televisión por un buen libro, ya que las pantallas son las grandes enemigas del sueño debido a la luz que emiten.

3.- La importancia de cenar ligero

Nunca te acuestes con el estómago demasiado lleno ya que te costará mucho trabajo dormirte fácilmente. Para ello, lo mejor es que hagas una cena ligera en la que evites salsas, postres demasiados dulces o fritos. También debes evitar el alcohol y el café.

Nunca debes acabar de cenar teniendo la sensación de estómago pesado. Además, debes cenar siempre a una hora prudente para que, al menos, pase un ahora antes de acostarte.

4.- Respira y medita

Después de hacer todo lo anterior, lo mejor que puedes hacer es practicar algunos ejercicios de respiración y dejando así ir cualquier otro pensamiento.

Además, también puedes practicar la meditación para así dormirte más fácilmente y que tu productividad no se vea reducida y así rindas más en el trabajo.

Y tú, ¿qué sueles hacer para dormir mejor y descansar en tu día a día?