3 razones para gastar tu dinero en experiencias

México, D.F.- Los consumidores están expuestos a miles de estímulos publicitarios, por lo que no es raro que el deseo de adquirir determinado artículo, surga de vez en cuando, aún cuando éste no sea del todo necesario.

Más notas relacionadas:
Éste es el nuevo diseño de las bolsas de McDonalds
Embajadores de marca que conectan con su público
Pasa del éxito al fracaso en 3 pasos

De acuerdo con un estudio realizado por la Universidad de Cornell en Estados Unidos, los consumidores se siente más satisfechos al gastar su dinero en experiencias que los enriquezca, en vez de simplemente adquirir un producto.

Esto debido a que las experiencias dejan un impacto positivo a largo plazo, a diferencia de la compra de un producto de novedad. Es por ello, que a continuación te presentamos tres razones para gastar tu dinero en experiencias y no en cosas:

1. Incrementa tu aprendizaje

Cuando un consumidor vive experiencias positivas o negativas que impactan en su felicidad, respecto a una marca o una situación, éstas dejan una huella profunda, la cual puede afectar directamente la reputación de una marca.

Ya sea una historia divertida o una situación fuerte que ayuda a la formación del carácter, las experiencias representan una oportunidad para incrementar el aprendizaje y enriquecer de esta forma el acervo del consumidor.

2. Crea vínculos sólidos con quienes compartes una experiencia

Según reveló el estudio realizado por la Universidad de Cornell, cuando un consumidor vive una experiencia con otras personas, se conecta con éstas de una forma más profunda y sólida, creando una tendencia conocida como consumo compartido.

De modo que es mucho más probable que un consumidor se sienta mejor conectado hacia otra persona, con la cual compartió un viaje que con otra que posea el mismo teléfono celular.

3. Las experiencias son para siempre

De acuerdo con la investigación, cuando un consumidor adquiere un producto anhelado, éste siente gran felicidad; sin embargo dicha felicidad es efímera, lo cual valida la hipótesis de que el dinero puede comprar la felicidad, pero no por mucho tiempo.

Aunque parezca contradictorio, un objeto que permanece por un período de tiempo, no hace feliz a un consumidor como una grata experiencia  que se arraigan en su identidad y memoria.

loading...