Concentrarse en el trabajo y conseguir la máxima productividad es algo muy difícil y en esto tienen que ver en parte las redes sociales. Son ya varios los perfiles que los usuarios tienen en diferentes redes sociales y aunque es cierto que te ayudan a estar conectado con tus amigos y conocidos en todo momento, también pueden hacerte distraer en tu día a día y hacer que pierdas la concentración mientras trabajas.

Si quieres que esto no te ocurra y que las redes sociales no interfieran en tu productividad, a continuación te dejamos unos consejos clave que seguro que te ayudarán a conseguir esa concentración que necesitas en el trabajo. ¡Toma nota de todos ellos!

1.- Planifica tu tiempo

Normalmente, el entrar en redes sociales empieza como un acto reflejo para revisarlas durante unos minutos aunque, luego, por algún extraño motivo, hay personas que acaban pasando horas y horas y esto es algo contraproducente para tu productividad.

Hoy en día, existen multitud de apps para determinar el tiempo que quieres usar tus redes sociales. Así que si quieres que estas no te entorpezcan en tu trabajo, haz uso de ellas ya que su principal funcionalidad es que pueden llegar a bloquear tus redes sociales si excedes el límite de tiempo que escogiste.

2.- Cambiar las configuraciones

Revisar el timeline de tus redes sociales no es algo malo ya que te permite mantenerte informado y aliviar el estrés en el trabajo. Eso sí, lo que te puede afectar es la frecuencia con la que lo haces.

Debes saber que una vez has revisado tus redes sociales, volver a concentrarte en el trabajo es algo difícil, así que una buena solución es que bloquees durante tus horas de trabajo, las notificaciones de algunas apps.

Lo mejor, por lo tanto, es que solo tengas activas las notificaciones de los canales que te sirven para el trabajo o por los que alguien se pueda comunicar contigo en caso de emergencia. Con esto lo que te garantizas es que no exista ningún sonido o notificación que te haga perder la concentración.

3.- Desintoxícate

Por último, este es quizá el consejo más drástico y consiste en que aprendas a estar unos días sin redes sociales. Con este experimento comprobarás que puedes vivir bien sin entrar a cada momento, aprendiendo así que hay horas del día en las que tienes que estar concentrado y no revisando tu perfil en redes.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299