3 claves de un trabajo en equipo efectivo

Cuando abordamos una tarea o proyecto de forma individual, somos capaces de aportar el 100 por ciento de nuestras capacidades, esmero y dedicación. Sin embargo, llega un punto en que nuestra aportación no puede ir más allá de nuestros propios límites.

Cuando nos integramos a un equipo y aportamos de manera colectiva para la misma tarea, vamos más allá de nuestras zonas de confort. Peleamos, discutimos y estamos expuestos a diferentes puntos de vista. A través de este proceso, los equipos modelan a sus miembros de manera que no solo se convierten en excelentes integrantes de una unidad colectiva, sino también en una mejor versión de sí mismos.

Existen muchas ventajas de trabajar en equipo. Un marcado aumento en la eficiencia, habilidades incrementadas para la resolución de problemas y una comunicación más efectiva pueden ser algunas de las principales. Por el contrario, también hay casos en los que el trabajo en equipo puede resultar completamente catastrófico e improductivo, al grado que conviene más que las personas trabajen por separado. Debido a esto, es muy conveniente saber identificar los aspectos más relevantes para llevar un trabajo en equipo realmente efectivo, manteniendo la cohesión del grupo y reconciliando las diferencias entre sus integrantes. 

Las diferentes personalidades, perspectivas y enfoques para trabajar que se unen para lograr un objetivo definitivamente tienen sus propios desafíos. Por esta razón, poner al equipo en la misma página y hacer que trabajen juntos es una tarea difícil y que requiere mucho tiempo para sus responsables.

A continuación, menciono las 3 claves que considero más importantes para arrancar un trabajo en equipo realmente efectivo. 

ELEGIR A LA GENTE CORRECTA

El éxito o fracaso de un buen equipo comienza con sus integrantes. Encontrar a gente que pueda entenderse entre sí y empatizar entre ellos, es la mitad del trabajo. Es muy importante identificar los perfiles de cada uno de los integrantes y saber cuáles son sus fortalezas y sus áreas de oportunidad para saber qué (y quién) pueden aportar al equipo. Conseguir personas con el talento adecuado en relación con la tarea en cuestión aumentará la eficacia del equipo.

CONSTRUYE UNA CULTURA DE CONFIANZA

Saber que cada uno de los miembros está orientado a lograr el mismo objetivo y que los miembros del equipo estarán allí para brindar apoyo siempre que sea necesario, crea una cultura de confianza. Esto puede mejorar el rendimiento y la cohesión del grupo, lo que, a su vez, estimula su creatividad y sentido de innovación. 

FOMENTAR LAS CRÍTICAS CONSTRUCTICAS

Los líderes deben guiar a los miembros del equipo en la resolución de conflictos. Por ejemplo, alentar a los miembros a hablar directamente entre sí y tener directrices claras sobre cómo resolver problemas dentro del equipo no solo mejorará la comunicación efectiva, sino que también construirá una cultura más orientada a las soluciones. 

Hay un sinnúmero de factores que pueden facilitar el funcionamiento adecuado de un equipo. ¿Tú cuales consideras que son los más importantes? ¿Sabes de alguna característica que consideres esencial? Espero que te esta columna te sea de utilidad y te invito a que participes y sigas la conversación en Twitter: @carlosluer. ¡Nos seguimos leyendo por aquí!

Recibe las gráficas del día con las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo