• El diseño es una increíble pauta para lograr a través de una codificación gráfica efectiva, comunicar a la marca y concretar objetivos que definen nuevas pautas creativas.

  • Una de las herramientas que ha encontrado el diseño es crear productos para que a través de formas y elementos gráficos se comunican ante el consumidor.

  • Existen diversas estrategias para un buen diseño de packaging, que es uno de los elemento físicos en los que más apuestan las marcas para mantenerse relevantes ante el consumidor.

Hay nuevas tendencias en diseño a través de packaging. Una de ellas tiene que ver con la visibilidad que tienen estos productos mediante redes sociales.

Instagram es sin lugar a dudas el nuevo escaparate para que los usuarios promocionen los productos que consumen. Este ha sido el caso de Recess, una marca de bebidas con cannabis que han destacado por su diseño.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

fancy and full-bodied like a fine wine

Una publicación compartida por Recess (@takearecess) el

Los colores de las latas y el logo de la marca se convirtieron en la mejor estrategia para conectar con los consumidores millennial que encuentran en las redes sociales, un espacio indispensable para mostrar sus estilos de vida de la mano de marcas que consumen.

Estos elementos han hecho del diseño de packging una tendencia a la que no podemos ser omisos y tenemos que comprender, para descubrir por qué son tan populares entre los consumidores.

Para poder alcanzar esta pauta, hay dos campañas más que han dado muestra de cómo convertir a la creatividad en un buen packaging. La primera de ellas es una pieza creada por BBDO Argentina para Tulipán.

La marca de condones y la agencia crearon “Placer Consentido”, una campaña que requiere de una caja que solamente se puede abrir por dos personas, para promover con ello el sexo con consentimiento.

Con la edición limitada de empaques que forman parte de la campaña, la marca busca promover el sexo seguro y prácticas en donde el consentimiento tiene que ser el primero.

La tercera campaña fue de la agencia Ponce para Glaciar, una marca de agua embotellada que buscó generar consciencia sobre el consumo excesivo de sal, empaquetando pizcas de sal en una caja que daba el aspecto de ser medicamento.