2018 será un año de oportunidades para México por esta simple razón

Hace algunos días tuve el honor de asistir como conferencista a un evento sobre tendencias de consumo de cara al 2018. Antes de mi conferencia una prestigiada periodista había dejado el salón de asistentes en suma depresión, una visión pesimista del país con un tono de extrema seriedad había logrado destruir toda esperanza. Algunos de los asistentes me comentaron que al final de la charla la periodista dijo que sólo nos faltaba “apagar la luz”. Es cierto, hay cosas que no pintan bien, no obstante esta mañana desperté para leer sobre un aumento en el pronóstico de crecimiento de la economía. En ese sentido, las cosas deberían mejorar para México por varias razones y me parece que no las vemos por sesgo o desdén excesivo hacia el aparato de gobierno. Estas dos son características del entorno previo a las elecciones y no son exclusivas a México. Debemos comprender que para cada tema hay un contra tema, es decir, hay periodistas a favor del sistema de gobierno y hay los que están en contra. Si el balance del poder cambia, muchas veces sucede lo mismo con los medios, hace 12 meses CNN era un medio pro gobierno en EEUU, hoy su función es más de anti establecimiento.

Los problemas de Europa pueden ser benéficos para México

Uno de los factores más interesantes del contexto actual es el movimiento de intereses en el intercambio comercial de los países. Las constantes amenazas de la cúpula de poder de la Casa Blanca a los tratados de comercio han creado aliados nuevos para México. Las complejidades de la negociación del Brexit han acercado a México, Canadá y Gran Bretaña de manera insospechada. La entrada del Reino Unido al TLC podría cambiar el balance del poder en la región. Al momento el socio comercial más importante del los EEUU es Canadá pero expertos apuntan a que en cinco años esa posición la ocupará México. En marketing no debemos seguir a la marcas o empresas, la clave está en la comprensión del consumidor. A cambios en tratados comerciales habrán cambios estructurales en el mercado, fusión cultural, nuevos productos y costumbres, todo altera el comportamiento del consumidor. La salida o no de EEUU del TLC no tendría que ser el final de la historia de México, va en contra de toda lógica y es una visión muy pesimista de la situación. Curiosamente el TLC está ligado inexorablemente a la situación Europea en más de un sentido, desde migración hasta países que buscan fortalecer sus mercados al salir de la Unión Europea.

La muerte de la prudencia es el nacimiento de mercados

El cambio en el discurso político en el mundo es innegable, con la llegada de Donald Trump la sociedad siente la libertad de expresar sus más profundos sentimientos, correctos o no. Por ejemplo, hace algunos días escribía sobre el mercado de mascotas y como no todos estaban de acuerdo con tener alguna. Según las estadísticas 7 de cada 10 hogares pronto tendrán una mascota, hasta hace algunos años era mal visto hablar contra ese 70 por ciento. Si no te gustan las mascotas lo puedes decir en voz alta. Lo mismo sucede con temas de mayor jerarquía: migración, economía o política. Si algo bueno saldrá de esta época de híper honestidad es la creación de nuevos mercados y segmentos. A través de la compresión de los intereses de los contra-mercados es posible detectar nuevas oportunidades. Los próximos 18 meses verán el nacimiento de un sinfín de mercados alternativos que atiendan a nichos más específicos de la población, en cierta medida ya existentes de manera latente. Ciertamente existe un riesgo importante que estos segmentos latentes del mercado resulten intolerantes a los actuales o que los mercados mainstream no acepten la llegada de ideas nuevas. Sin embargo, esto es parte de una mercado dinámico y será el motor de crecimiento de la región, no sólo México. El trabajo del gobierno será establecer los límites entre mercados y contra-mercados. 

Por último estamos frente a un fenómeno de compras de pánico, los expertos apuntan a un año récord en las exportaciones de México a EEUU, esto se puede dar por diversos motivos. En un extremo el tipo de cambio ha facilitado el acceso a bienes en México y por otro podríamos apuntar a un efecto de pánico a un aumento de precios en el futuro. Este último es un fenómeno muy estudiado en economía y es factor en el aumento de la demanda, muy probablemente nos acompañe durante la presidencia actual de la Unión Americana.

Los próximos años serán un reto y tendrán un alto porcentaje de inestabilidad. Esto es el argumento más fuerte para el crecimiento del país, en especial en el sector de mercadotecnia cuando las empresas se enfrentan a un entorno de aguas turbulentas tienden a invertir más en innovación y estrategias de crecimiento acelerado. Numerosos autores tienden a pensar los mismo, desde Thomas Friedman hasta Richard Watson ven un escenario complicado pero lleno de oportunidades, en especial para México. La pregunta obligada es ¿queremos aceptar ese reto? o nos rendiremos a una visión pesimista. Para cada dato duro que encuentro que apunta al declive del país encuentro dos que señalan prosperidad. Por favor no confundan esto con complacencia, estoy consciente de los bajos rendimientos de nuestro gobierno pero no le resto ni un ápice de reconocimiento a un sociedad civil que ha demostrado que va hacia arriba.

Recibe las gráficas del día con las noticias más importantes de mercadotecnia.