11 Acciones digitales, base de una metamorfosis exitosa en 2016

Lo Digital es y será la huella de la humanidad en el siglo XXI, como lo fueron y han sido la piedra, el hierro, la agricultura, el vapor, la industria, la computadora, e internet.

La 4ª Revolución Industrial, es la transformación digital. Llegó para quedarse y establecer su reinado para todo el siglo XXI, o sea 74 años más; no podemos ni debemos perder tiempo y estar sentados como simples espectadores de la función, debemos ser actores activos, intensos, apasionados de esta importante, necesaria e interesante metamorfosis. El que no se mueva, no se transformará y naufragará.

El mundo laboral digital y físico exige:

  1. Transformarnos digitalmente para poder enfrentar y seguir siendo útiles, productivos, sujetos de ser contratados, ya sea como empleados, o colaboradores externos, consultores, asesores, o contratados por sistemas tipo outsourcing; esta transformación implica:
  • Aspectos psicológicos, anímicos, mentales, de actitud. Esto significa reconocer que es una realidad el mundo digital, que tiene sus pros y contras, pero que, si conocemos, dominamos o por lo menos estamos actualizados en el tema, estaremos con posibilidad de discutir y/o tomar decisiones inteligentes, y las más convenientes para nuestro presente y futuro profesional, personal, así como el de las empresas que administramos, asesoramos y/o interactuamos y que ya aterrizaron digitalmente.
  • Conocer y convencerse para sumarse a esta cultura digital. Capacitarnos para alcanzar la deseada conversión, la transformación que nos exige hoy el mundo de los negocios, que se ya opera indiscutiblemente con las tecnologías de información y comunicación digital.
  • Metamorfosis profesional, la cual exige acción, es una cuestión de definir lo que queremos y necesitamos hacer para abordar la “La Nave Digital” y surcar los mares de la indiscutible “Economía Digital”.
  1. Transformar los procesos orientados al interior y exterior de la organización bajo una visión físico-digital. Debe importar tanto la acción off-line como la on-line; no todo es de un solo color, no todo es digital, hay tonalidades, hay opciones analógicas y físicas.
  1. Transformar perfiles con un gran ingrediente tecnológico (TECH), los perfiles para cubrir las posiciones en las empresas serán “TECH”; Finanzas Tech, Ventas Tech, Mercadotecnia Tech, Operaciones Tech, Dirección General Tech. Por supuesto Recursos Humanos y en general colaboradores Tech.
  1. Trabajo autónomo, sin supervisión; debemos contar con colaboradores con la madurez necesaria, y adecuada capacitación y/o auto capacitación, que trabajen, operen, colaboren de manera autónoma, con excelente manejo de su tiempo y respeto al tiempo de los demás.
  1. Relacionamiento es una competencia indispensable, para poder crear comunidades conectadas, orientada a la colaboración, requisito para alcanzar resultados productivos, rentables y de calidad. Esta capacidad de relacionarse está acompañada de una gran capacidad de comunicación con contenido, que atrape a nuestros interlocutores y los mueva a la acción objetivo; también saber comunicarse implica saber “escucharNOS”.
  1. Mundo moviéndose en un contexto físico, analógico; tendemos hacia una transformación digital con mundos complementarios, integrados en un híbrido.
  1. Lenguaje digital, aprender vocabulario transformado e impactado por decenas de neologismos. Ya no es únicamente un requisito indispensable hablar el idioma inglés, ahora habremos de hablar el “Lenguaje Digital” o sucumbimos.
  1. Era de la gratitud; que es la acción de agradecer, de dar, incluso gratuitamente, antes que recibir, de esta forma recibir con creces. Ofrecer, emocionar, enganchar antes que intentar vender en frío.
  1. Coaching, practica exigida para la adecuada conducción de colaboradores digitales. Ser coach será un requisito indispensable para el líder transformador digital. El facilitador es el rol de hoy; el que quiera presentarse como maestro, experto o “gurú”, tiene asegurado su lugar, pero en la banca del jardín de su casa.
  1. Capacitarnos, en la red de redes que es internet, en dónde encontraremos todas las opciones de actualización, capacitación, información del mundo del conocimiento digital. Las opciones son extraordinarias, el conocimiento ya no está única y exclusivamente en las bibliotecas o universidades e instituciones educativas, también está en la red, en “La Nube” y con opciones gratuitas.
    Las universidades han dado gran importancia a este nuevo sistema de enseñanza-aprendizaje digital, soluciones como COURSERA que ofrece un sinfín de posibilidades de actualización profesional, con o sin costo, ahí encontraremos oferta académica de instituciones de todo el mundo, tipo Harvard, así también instituciones en México como: TEC, ITAM, UNAM, etc.
    Las universidades y en general las instituciones educativas, desde “Jardín de Niños” están preparando programas curriculares educativos, profesores, facilitadores etc. para potenciar digitalmente a la sociedad y no naufragar en un mundo y una economía digital.
  1. Capacidad para Involucrar a todos los actores en la organización, internos y externos, a los “Stekholders”, nadie podrá quedar fuera del gran paraguas que es el mundo digital.

 

Como personas, empresas, instituciones en general, como sociedad o como país del siglo XXI tendremos que “ponernos las pilas” o mejor dicho “el chip digital”.

La transformación digital nos dará la oportunidad de rescatar a la persona como centro de nuestras acciones con la fortaleza de la información (Big-Data), de la comunicación (internet), de la tecnología digital hoy presente las 24 horas de los 365 días del año, y además “desde la cuna hasta la tumba”

Los colaboradores de la organización internos y externos, (esto incluye el personal de la empresa, clientes, proveedores de productos y servicios), deben ser reclutados, seleccionados, capacitados, inducidos, retenidos, motivados bajo los principios de trabajo colaborativo, inclusivo, transformados digitalmente y orientados a accionar, capturar información masiva (base del poder hacer) para atender con éxito en forma personalizada, suena contrapuesto, pero es una realidad en el mundo digitalizado.