• La nueva campaña lanzada por Z+ HAVAS es una importante lección de cómo comunicar una campaña a través de diseño sumamente creativo.

  • La codificación gráfica se ha vuelto relevante cada vez más por el papel que juegan un buen diseño al momento de comunicarse con el consumidor.

  • Un buen diseño ha demostrado que abre la oportunidad para las marcas de poder identificarse ante el consumidor desde nuevas perspectivas como las emociones.

Un buen diseño debe ser capaz de comunicar a una marca a través de colores y formas. Para poder entender este fenómeno se ha vuelto cada vez más necesario asegurar la capacidad que una agencia tiene de traducir los valores y objetivos de una marca, cuando esta busca lograr ser relevante ante el consumidor.

Hay grandes ejemplos de cómo un buen diseño se vuelve una parte indispensable en el reconocimiento de una marca. El logo que Salvador Dalí pintó para Chupa Chups es una buena lección de cómo la creatividad logra resultados comerciales indiscutibles.

Dentro del mercado publicitario, esto ha sido posible ver con la reciente campaña que Z+ HAVAS ha lanzado para Editorial Abril.

Las piezas son muy interesantes lecciones de diseño en las que vemos como se promueve el viaje a diversos destinos turísticos, a través de imágenes en las que se fusiona la imagen de lugares como un canal de Venecia con una calle de la ciudad de Londres.

Las campañas de publicidad dirigidas al sector turístico han encontrado en este mercado cifras que son un motivo para lograr campañas que atrapen, por lo que jugar con las experiencias es indispensable, cuando nos damos cuenta que los ingresos a nivel mundial dentro de este segmento llegaron tan solo durante 2017 a los 1 340 miles de millones de dólares, según un estimado de UNWTO.

El diseño es relevante y hoy en día es cada vez más valorado, pues una buena pieza representa la diferencia entre lograr resultados o perder en el intento.