• El gobierno de México acusó a Carolina Herrrera de apropiación cultural, con la reciente presentación de su colección Resort 2020.

  • La marca de Carolina Herrera ha estado relacionada con México en diversas ocasiones, como ocurrió con el lanzamiento de una pulsera que buscó recaudar fondos para atender a víctimas de violencia en Ciudad Juárez, Chihuahua.

  • La apropiación cultural es un fenómeno ampliamente denunciado, sin embargo, pocos han sido los esfuerzo legales para combatirlo.

El gobierno de México ha acusado a la venezolana Carolina Herrera de apropiación cultural, luego de que su firma de ropa, bajo la dirección creativa de Wes Gordon tuvo la ocurrencia de plagiar diseños de artesanías y textiles mexicanos, como parte de su colección Resort 2020.

La lamentable idea ha sido cuestionada por el gobierno mexicano, en un momento en que el combate de la apropiación cultural se ha incrementado, con todo tipo de esfuerzos como la reciente campaña “What you wear matters”, lanzada por Corima Shop.

Entre la sentencia que ha lanzado el gobierno mexicano a través de la secretaria de Cultura, Alejandra Frausto contra la marca de la venezolana, es que ofrezca una explicación pública de por qué se hizo de esos diseños mexicanos en su reciente colección.

Una campaña contra la apropiación cultural

El plagio cometido por Carolina Herrera, tal vez estuvo motivado por una colección lanzada por Christian Dior, que se inspiró de motivos mexicanos para usar encajes y formas de prendas mexicanas usadas en la charrería, sin embargo, esta práctica de robar ideas de la cultura nacional ha sido ampliamente usada por marcas como Zara, sin que estas enfrenten penas legales por hacerlo.

Para conocer a detalle la campaña que busca generar consciencia en contra de la apropiación cultural, platicamos con Alejandra Jiménez, creadora del movimiento.

Jiménez, quien se encuentra en Ámsterdam, habla sobre la dimensión de la apropiación cultural y el impacto que esta ha tenido en la creación de elementos, que ayudan a definir culturalmente a un país.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Thank you @carrysomers for using your influence to give voice to those who have not been heard yet #FashionRevolution #Repost @carrysomers with @get_repost ・・・ And just to illustrate my previous post for those who don’t know Otomi embroidery (you will have seen me wearing my beautiful Otomi skirts from @draco_tradicion_textil on many occasions in previous posts) #whomademyclothes . Posted @withrepost • @givecredit_ Solidarity with Mexico 🇲🇽 . We ask @carolinaherrera to #GiveCredit and compensate the Mexican artisans from Tenango de Doria. Please share this campaign and help us to end up the cultural appropiation in fashion. Photos – Carolina Herrera Resort 2020 – Traditional tenango piece embroidered by artisan Elvira Clemente Gomez at her home in Santa Monica, Tenango de Doria, Hidalgo, Mexico. . Tenango is a style of embroidery which originated in the Tenango de Doria municipality in the Mexican state of Hidalgo. It is a commercialized version of traditional Otomi embroidery, which was developed in the 1960s in response to an economic crisis. It is estimated at over 1,200 artisans practice the craft in Tenango de Doria and the neighborhing municipality of San Bartolo Tutotepec. https://en.wikipedia.org/wiki/Tenango_embroidery . . @viernestradicional @ngoimpacto #carolinaherrera #culturalappropriation #mexicosinplagio #méxicosinplagio #patrimoniocultural #otomi #imadeyourclothes

Una publicación compartida por Corima Shop (@corimashop) el

Merca2.0 – ¿Cómo se ve desde el extranjero, la apropiación cultura de diseños mexicanos?

Alejandra Jiménez – La apropiación se ve en todos lados, pero la molestia que causa es que la gente lo compra y no sabe realmente de dónde es. Solo identifica un diseño bonito en una distribuidora de moda, lo compra pero no hay intercambio cultural, pierde el valor cada vez que una artesanía o diseño textil de México es plagiado y la gente no tiene de idea de dónde son estos diseños.

Aquí ha habido una ola en Europa, donde compañías como Inditex tenían muchos textiles imitación de varios diseños de Oaxaca, Chiapas y es muy marcado el darte cuenta que se trata de diseños que no son de aquí, pero están plasmados en toda clase de artículos. Es molesto verlo, porque conozco el valor cultural de estas creaciones.

Merca2.0 – Estás lanzando la campaña “what you wears matter, ¿cómo llegaste a la idea de realizarla?

AJ – La campaña nace de una necesidad de mi parte como mexicana viviendo en el extranjero, de tomar mi cultura y mostrarla al mundo. Nace de este deseo, pero también porque me doy cuenta de todo lo que pasa en apropiación cultural no solo con las marcas de moda, sino de cosas que se producen en China, pues de repente ves iconos mexicanos o incluso religiosos con la Virgen de Guadalupe y como te digo, la gente no entiende el valor detrás de estos artículos y textiles.

La campaña se llama What you wear matters (lo que vistes importa) porque para mi es importante hacerle conocer a la gente, hacerla consciente sobre las repercusiones que tiene comprar una prenda con un diseño plagiado a hacerlo con una prenda original. Si la compras directamente con los artesanos estás colaborando a su economía, propicias que eta persona siga creando, que las tradiciones de estos indígenas se sigan propagando. El principal impedimento que he tenido es que en realidad no hay consciencia sobre lo que se consume y el crearla es complicado, el consumidor da por sentado que las cosas existen solo porque si.

Merca2.0 – ¿Qué otros esfuerzos hay en el mercado para combatir la apropiación cultural?

AJ – Pienso que de unos cinco años para acá, emprendedores y retailers se han enfocado en este tema pero son esfuerzos pequeños para combatir a un monstruo, en México estamos viendo estas acciones y en el extranjero hay muchas personas tratando de reivindicar la imagen e los textiles mexicanos, habemos muchos grupos chicos, pero somos pequeños tratando de combatir a monstruos textiles y marcas enormes.

En 2018 el INAH se apropió de estos textiles y no se pueden plagiar a partir del dictamen que hizo sobre la identidad de estos diseños, pero no basta decir que se trata de un diseño de México, hay un desconocimiento y es necesario generar cultura que reconozca el valor de quien creó estas obras.