Ya me vieron en Internet, tengo miles de visitas, ¡soy feliz!

Por Andrés Ibañez
Correo: [email protected]
Twitter: @StereoSonique

Continuando con el artículo anterior, queremos ahondar en lo que los números nos dicen a la hora que publicamos nuestro video.

Resulta que produjimos un gran video y lo posteamos en YouTube, Facebook y lo promovimos con nuestros seguidores vía Twitter. Tuvimos en un mes miles de vistas. ¡Felicidades! Nuestro mensaje ha llegado a muchos usuarios.

Muy bien, sigamos adelante, pero el número de vistas no es lo único que nos debe de importar. A pesar de que las vistas, los “likes”, o los usuarios únicos, se estén convirtiendo en los nuevos KPIs, tiene mayor relevancia el engagement y la influencia que estos contenidos estén aportando a la comunidad.

Estamos hablando del reach, el cual no debe ser la única herramienta para medir nuestra estrategia de marketing. Sabemos que podemos comprar fans de Facebook (ver aquí), al igual que seguidores en Twitter ( ver aquí ) para crecer nuestra comunidad. ¿Qué tan viable es basarnos en la cantidad de usuarios de nuestra comunidad para medir el éxito de nuestros contenidos?

Engagement: ¡vamos a interactuar con el contenido!

A diferencia de otros medios, el Internet nos brinda la oportunidad de interactuar con los contenidos. Imaginémonos que estamos viendo nuestra serie favorita por la televisión. Si estamos solos, probablemente recurramos a nuestra red social favorita para comentar sobre el capítulo.

Por el contrario, vemos un contenido en Internet, ejemplo, La Boda Real:  lo retwitteamos, lo comentamos, lo compartimos, le damos un “like”, le damos un nuevo significado, lo remezclamos. En pocas palabras, nos apropiamos del contenido.

Regresemos al ejemplo anterior de nuestro video que dura dos minutos. Uno de nuestros seguidores en Twitter, que lo vamos a apodar como “el Pasivo” le dio un click y decidió verlo. Probablemente, el tiempo que duró en nuestro sitio fue de dos minutos, si es que lo vio completo. Otro seguidor, “el Compartido” decidió visitar el link, vio el video y decidió compartirlo en Facebook. Este usuario, a parte de los dos minutos, hizo un click en el botón “share“. No solamente pasó un poco más de los dos minutos, sino que quiso que sus amigos vieran los mismo que él acababa de presenciar.

Un tercer seguidor, que le apodan “el Crítico” vio el video y dejó un comentario. Para estos fines, no importa si es positivo o negativo, hay un esfuerzo de su parte para digerir el mensaje, y luego pensar y escribir el comentario. Pasó un mayor tiempo en nuestro sitio. El último seguidor, “el Creador” visitó nuestra página, embeddeo el video y lo puso en su blog. Escribió un nuevo contenido acerca o en relación a nuestro video. Estuvo mucho más de los dos minutos en nuestro sitió, compartió el contenido y lo hizo suyo.

En conclusión, ¿qué tipo de usuarios queremos? El contenido tiene que ser relevante para que la comunidad lo comparta, lo comente, lo critique y lo haga suyo. No basta con tener miles de visitas, no funciona como el rating de la televisión. Ahora lo importante es entretener y crear conversaciones.

todos sus comentarios son bienvenidos a @StereoSonique