La pelea entre Amazon y Walmart parece ser cada día más frontal. Ambas marcas esperan conquistar un mercado que ahora mismo atraviesa un proceso de reinvención, situación que abre la oportunidad para tener un nuevo líder para un negocio que sin duda es rentable.

En México, por ejemplo, se estima que durante 2018, el sector retail generó más de 500 mil millones de dólares en ventas, de acuerdo con estimaciones de Planet Retail.

Lo atractivo de esta industria, ha llevado a los que ahora mismo se consideran los dos jugadores más fuertes a protagonizar una batalla mucho más directa y con menos límites.

Durante esta semana, un informe publicado por Reuters indicaba que Walmart en México habría penalizado a algunas empresas proveedoras de alimentos que también le suministran comestibles a Amazon, presión que las ha obligado a retirar sus productos del minorista en línea de Jeff Bezos.Según la fuente, durante 2018, Walmart exigió descuentos a las empresas de alimentos a las que “descubrió” vendiendo a precios más baratos en el sitio web mexicano de Amazon.com. Dos proveedores le confirmaron a la agencia que retiraron sus marcas de Amazon para no “poner en peligro su relación con Walmart de México”.

Cuestión de salarios e impuestos

Ahora, ambas empresas en boca de sus principales ejecutivos, han protagonizado una discusión banda en publicaciones de desacreditación, en donde Twitter y demás medios de comunicación se ha convertido en el gran campo de batalla.

En la carta anual enviada a los accionistas, el director ejecutivo de Amazon, Jeff Bezos, lanzó un desaliño a sus rivales para mejorar los salarios de sus empleados, y aunque no se dirigió a alguna empresa en particular, la declaración fue leída como una referencia clara a los problemas que Walmart ha tenido en los últimos años relacionados con la compensación que reciben sus empleados.

Bezos escribió:“Hoy desafío a nuestros principales competidores minoristas (¡ya saben quiénes son!) Para igualar las prestaciones de nuestros empleados y nuestro salario mínimo de 15 dólares. ¡Háganlo! Mejor aún, lleguen a 16 dólares y devuélvanos el reto”.

Esto a sabiendas que Walmart, que lleva mucho tiempo bajo el escrutinio por el monto que le paga a sus empleados, situación que durante el año pasado lo llevó a elevar su salario inicial de 9 a 11 dólares por hora para ajustarse a la reforma fiscal de Estados unidos.

El reto tuvo una respuesta rápida por parte de Walmart, aunque no de la manera que esperaba Bezos.

Desde su cuenta de Twitter Dan Bartlett, vicepresidente ejecutivo de asuntos corporativos de Walmart, publicó: “Oigan, competidores minoristas allá afuera (ya saben quiénes son), ¿qué les parece pagar sus impuestos?”. El menaje acompañaba un enlace a una nota en la que se sustenta que Amazon no habría pagado impuestos sobre sus utilidades de 11 mil 200 millones de dólares durante 2018.

A esto, siguió un segundo mensaje en el que Bartlett argumentó que “la gran mayoría de nuestros asociados de almacén ganan más de 15 dólares desde hace mucho tiempo. Y aún así ellos reciben bonos trimestrales de desempeño”. Este post se complementó con otro vínculo a un artículo de The New York Times que indica que a pesar de los salarios mínimos elevados, la compensación general a los empleados de Amazon no es necesariamente alta.

Distancias cada vez más cortas

La distancia cada vez más corta entre ambas marcas tanto del terreno de competencia online como del offline podrían ser argumento suficientes para sostener este tipo de discusiones.

A finales de 2017, las conclusiones de un reporte entregado por Market Track indicaban que Walmart estaba cerrando la brecha de precios en línea con Amazon de manera acelerada. Los precios del primer retailer eran son sólo 0.3 por ciento más altos en comparación con el segundo, cifra que se ubica muy por debajo del 3 por ciento calculado al cierre de 2016.

Amazon parecía estar perdiendo su ventaja en las guerras de bajo precio en línea en categorías representativas para su negocio. Por ejemplo, de acuerdo con la fuente anterior, los wearables como los rastreadores de fitness y los smartwatches fueron este año un 6.4 por ciento más baratos en Walmart que en Amazon.

La tendencia también se mueve en sentido contrario. La empresa de e-commerce comienza a ganar espacio en el mundo offline de las ventas. Walmart.tiene más de 4 mil 700 tiendas físicas. Su sistema de entrega en tienda en más de 2 mil 100 sucursales, mientras que la entrega a domicilio es funcional en 800 tiendas Walmart de más de 100 áreas metropolitanas en Estados Unidos, según el reporte financiero de la compañía. Esto representa alrededor del 59 por ciento y el 36 por ciento de la población de la Unión Americana, respectivamente.

Aunque Amazon está aún lejos de igualar estas cifras, es cierto que ha dado pasos certeros para cerrar distancia. Lafirma que ha lanzado servicios similares mediante Whole Foods Market y su servicio Prime Now en 60 áreas metropolitanas del mercado estadounidense, y con la recogida en tienda en más de 20 áreas metropolitanas.