CFAH

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

Verde, blanco y rojo a la vista, destellos de manzana y nuez al olfato, sensiblemente perfecto al gusto

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Según datos publicados por INEGI este 2021, en México el 6.1% de la población habla alguna lengua indígena, 7.3 millones de hablantes, ¿pocos o muchos?
José Manuel de Santiago

Concluir sobre de primeros y segundos; el origen y las causas han entablado discusiones casi todas fútiles en su intento por responder preguntas en distintos campos. Lo cierto es, que pocos datos incluso los llamados duros se salvan de tal escrutinio. La hibridación cultural inherente a lo que el hombre carga y traslada de un punto a otro, lleva consigo en primera instancia la mezcla de razas, y seguido a esto se producen intervenciones a diferentes niveles como lo son el idioma, el tipo de alimentación, creencias religiosas, entre otras.

El idioma, ¿un método de conquista y reconquista? El valor del lenguaje y las conquistas a través de este han sucedido de modo permanente, qué podría superar este legado, se ocurren pocas cosas que actúen sobre del todo e inunden las cotidianidades de otros con tal poder. En este caso las de un territorio sea bajo consenso o sin él, el idioma abrirá senderos siempre desconocidos para quienes los transiten.

En el libro “start-up nation” escrito por Dan Senor y Saul Singer publicado en el año 2009, en uno de sus capítulos se refiere a cómo el pueblo de Israel, abordó la lengua Hebrea como un eje estratégico en su proyecto de nación. Nación por cierto que todavía no llega siquiera al siglo de su existencia. Con la promulgación de la “Ley de retorno” en 1950 en la que se garantiza que, “todo Judío tiene derecho a venir a Israel” y aclarando en la misma que “no tienen cupos”. En el texto se relata sobre de cómo los nuevos habitantes de Israel en un inicio hablaban al menos un idioma distinto, y en muchos casos un desconocimiento total del Hebreo.  En este punto el Gobierno ofrecía a los nuevos habitantes una integración intensiva al idioma, mediante clases de hasta cinco horas al día por durante los primeros seis meses, algo que puede resultar obvio de cierta perspectiva, aunque para nada lo es.

El texto para quienes lo leímos no trata el idioma como eje central, y probablemente ninguno de los temas del texto lo sea. Sin embargo en coyunturas como las actuales en esta visión “Globalizada” del ser y hacer, citas como las de este libro, que por cierto es uno de los que no deberíamos dejar pasar en el tema del emprendimiento, viene a dar un poco de claridad a quienes en ese afán por descubrir los secretos de la innovación emprenden rutas a lo desconocido, que por supuesto es parte del reto de innovar. La identidad es un valor intangible con alta capacidad de integrar, qué mejor expresión de esta cualidad que el idioma y nuestras raíces culturales.

Hoy que algunas imágenes claudican ante otras en avenidas y rotondas famosas,  podríamos observarlas desde una perspectiva antropológica o una postura de aciertos y desaciertos, este derrocamiento imaginario de pequeñas partes de nuestra historia  redimensiona en su justo valor a la misma, un componente de lo que somos y olvidamos de vez en vez. Casos y modelos de éxito como el Israelí en términos de innovación y creación de ideas reales de emprendimiento nos proporciona un sustento, si no válido, sí argumentativo para pretextar reconocernos. Es innegable en este país el abandono “involuntario” en la academia de mejores narrativas sobre de la identidad y el origen de lo Mexicano, he aquí una oportunidad tangible basada en lo más valioso, la intangibilidad de lo que nos construyó y construye todos los días.

Según datos publicados por INEGI este 2021, en México el 6.1% de la población habla alguna lengua indígena, 7.3 millones de hablantes, ¿pocos o muchos? Aquí un ejemplo de lo fútil al plantearlo en el territorio de lo cuantitativo. Un hecho casi irrefutable son las pocas opciones para intentar de modo formal sumergirse en el aprendizaje o conocer al menos sobre alguna lengua originaria. ¿Qué pasaría en términos de agregar valor, el contar con planes de estudio que incluyeran áreas de este tipo en los programas académicos de nuestra educación básica?

Una discusión afable en las redes en esta época de cosechar Granadas y Nueces, ha sido nuestro majestuoso Chile en nogada, Si bien no es genéticamente Mexicano, quién podría negar la influencia de este territorio en lo fulgurante y suculento que resulta a la vista y al gusto.  ¿A poco el Verde, Blanco y Rojo no lo hacen casi perfecto?

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Únete a la comunidad más grande marketing en español del mundo. Más de 150 mercadólogos inscritos.

Premium

Populares

Únete a Merca2.0

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.
Más de Merca2.0

Artículos relacionados