Uno de cada tres usuarios no distingue lo que es publicidad en las redes sociales

Claves sobre cómo ha evolucionado el panorama de las redes sociales

La Comisión Europea no solo ha puesto la lupa en la preservación de la seguridad y buen uso de los datos de los usuarios, pues también se encuentra ahora analizando, la publicidad que muestran las redes sociales, específicamente porque sus técnicas estarían contradiciendo las normas sobre prácticas desleales en ese terreno.

Es por ello que una investigación realizada por el órgano europeo da cuenta de que un 36 por ciento de los usuarios de estas plataformas no logra percatarse de los anuncios camuflados que se publican. Una situación que ha sido denunciada por varias organizaciones europeas que consideran que la falta de transparencia en este sentido, es causante de que los consumidores no estén al tanto de este tipo de publicidad y del seguimiento y uso de sus datos del que son objeto.

Los resultados de este estudio serán llevados por la Comisión ante los países miembros con la intención de decidir si se deben a no emprender acciones coordinadas para evitar que esto siga sucediendo.

Entre los problemas más notables destacados en la investigación se encuentra el que esos anuncios ‘camuflados’en muchos casos apenas es llevan consigo la palabra “promocionado”, pero en otros ni siquiera eso. Así mismo, en el caso de los influencers sucede otro tanto, pues las intenciones comerciales de muchos, no son anunciadas contraviniendo la normativa en esta materia.

Así mismo, la CE ha analizado los indicadores de popularidad como los ‘likes’ cuando se trata de propuestas comerciales y ha encontrado que pueden ser alterados de forma artificial, por lo que se estarían tergiversando los contenidos, aunque no se analizó si efectivamente esto afecta la percepción de los consumidores.

Por último, Bruselas está prestando especial atención al uso de los datos de los usuarios, especialmente porque estas plataformas estarían buscando combinar la información recabada a través de las redes sociales con lo que provienen de anunciantes o recursos externos, con la intención establecer una especie de base de datos para luego enviar información a usuarios específicos.

“Algunas de las técnicas usadas son injustas y manipuladoras y no las permitiríamos en el mundo offtline. Llevaré este caso a las autoridades de consumo nacionales para ver si se requiere una acción coordinada a nivel europeo” ha señalado la comisaria de Justicia, Consumo e Igualdad de Género, Vera Jourová, explicaba en un comunicado en el que señalan además que con esta investigación se han encontrado pruebas de afirmó en un comunicado que el informe aporta pruebas que confirman las sospechas sobre prácticas poco éticas en la publicidad en redes sociales en Europa.