x

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

Una serie de eventos desafortunados

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Pero lo que recién ocurrió, el supuesto robo de medicamentos oncológicos a un almacén de una empresa farmacéutica privada, ya rebasa la imaginación del mejor escritor de cuentos.

La historia de los medicamentos para niños con cáncer está de no creerse. De inicio, sus padres llevan dos años pidiendo, suplicando y exigiendo que el sector salud cuente con los fármacos indicados para el tratamiento de los pequeños, en especial el metrotexato. La autoridad sanitaria ha recibido y escuchado las demandas de los familiares, pero no ha sido nada sensible hasta tema, a tal grado que ya no creen en la palabra de ningún funcionario del actual gobierno y con toda la razón.

En este espacio hemos dicho que el reajuste al esquema de compras del actual gobierno y la falta de pericia y conocimiento de la industria farmacéutica ocasionaron, al inicio, un desajuste en el desabasto de medicamentos, dado que este ramo económico trabaja bajo el esquema de contratos anticipados, con medio año de antelación al menos, con el fin de producir lo que se requiere por parte del sector público.

Por otro lado, acusar a toda una industria de corrupción, sin ofrecer ninguna prueba al respecto, eliminando a los mayoristas de tajo, con la ocurrencia de formar una distribuidora estatal de medicamentos y vacunas sin ningún expertise y con gente de dudosa calidad ética al mando, además del acuerdo con la agencia de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para la compra masiva de medicamentos para los siguientes años hasta 2024, es un craso error que ha aumentado el rezago en la entrega de este tipo de fármacos para niños con cáncer.

Pero lo que recién ocurrió, el supuesto robo de medicamentos oncológicos a un almacén de una empresa farmacéutica privada, ya rebasa la imaginación del mejor escritor de cuentos. Como diría Dostoievski, “la realidad supera a la ficción”.

¿Qué ocurrió con este asunto? El pasado 10 de octubre, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) informó, mediante un comunicado oficial, que casi 38 mil piezas de medicamentos oncológicos habían sido robadas del almacén de la empresa Novag Infancia. Las autoridades de salud indicaron que estos medicamentos habrían sido destinados a los tratamientos de niños con cáncer.

Por ello, la desaparición de estos fármacos me recuerda a aquella película de 2004: Una serie de eventos desafortunados, claro, para estos pequeños pacientes y sus familias, que ya no creen nada que venga de este gobierno, en especial de Hugo López-Gatell, y ante tanta indolencia a trinan de coraje, lo que es más que entendible, pues “la burra no era arisca”…

Este evento, calificado por muchos como uno de los más extraños que hayan ocurrido en el campo de la salud en México, es relevante por varias razones: para empezar, son medicamentos que necesitan de la cadena frío, y por tanto, su venta es súper especializada, por lo cual hace difícil, sino imposible, su comercialización; aunado a ello, aunque se llegaran a encontrar dichos medicamentos, estos ya no servirán, porque no se sabe el trato que tuvieron una vez que fueron robados.

La gran pregunta que todo mundo se hace ahora es ¿por qué no se resguardaron bien dichos medicamentos que fueron robados de Novag? ¿Por qué se quiere tapar el pozo una vez ahogado el niño?

Rebrote en México sin haber logrado el control de la epidemia

Ocho entidades de este país, entre ellas la Ciudad de México, están en semáforo naranja en alerta, lo que en otras palabras significa que en poco tiempo se podría pasar, de nueva cuenta, al semáforo rojo, con todo lo que ello implica, en detrimento de la recuperación económica que apenas empezaba.

Hugo López-Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, y otrora rockstar de la salud, declaró que México podría presentar rebrote de Covid-19 aun sin haber logrado un control total de la epidemia. Por ello, es previsible que pronto se tomen medidas sanitarias más estrictas y que se eche marcha atrás a algunas actividades que ya habían reabierto.

En otros países con rebrotes importantes se está implementando el uso obligatorio de cubrebocas, restricción de la vida nocturna, prohibición del consumo de alcohol y cancelación de las fiestas o reuniones de más de 15 personas, entre otras.

Y yo no sé usted, pero quien esto escribe le ha tocado ver muchos casos de personas que han relajado totalmente las medidas sanitarias, incluso en casos de gente que atiende o trabaja con alimentos. También, creo que todos hemos sido testigos de cómo la policía ha tenido que intervenir para disolver fiestas callejeras o en predios de municipios como Ecatepec, Estado de México, donde brilla la sana distancia y el uso de mascarillas. Como diría el clásico, “y nadie hace nada”…

En la siguiente entrega hablaremos de la industria de eventos, que ha sido una de la más afectadas durante la pandemia. Hasta pronto.

El botiquín

Con alrededor de 851 mil casos confirmados de contagios, más de 86 mil fallecimientos y un posible rebrote por confirmarse, según números oficiales, no es momento de bajar la guardia, sino todo lo contrario. Si puede, quédese en casa, mantenga la sana distancia y tome todas las precauciones.

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Únete a la comunidad más grande marketing en español del mundo. Más de 150 mercadólogos inscritos.

Premium

Populares

Únete a Merca2.0

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.
Más de Merca2.0

Artículos relacionados