Una falsa extensión falsa de ad-blocking apareció en la Web Store de Google (afectó a miles de usuarios)

Google Chrome
Imagen: shutterstock

Si eres usuario de adblock como recurso para evitar demasiada publicidad mientras navegas en internet, debes tener precaución si buscas descargar una nueva extensión en la Web Store oficial de Chrome.

Sabemos que los navegadores o browser son esenciales para tener acceso a internet, ya que nos permiten ver y tener interacción con la www. Sin embargo, con el paso del tiempo el mundo digital se ha convertido en escenario ideal para hacer publicidad y marketing, algo que no siempre gusta a los más de 3 mil 500 millones de usuarios a nivel mundial, de acuerdo con datos publicados en Statista.

Una de las opciones que tienen las personas al administrar sus equipos y cuentas es instalar aplicaciones conocidas como Adblockers con la finalidad de limitar la presencia de anuncios en los sitios web que visitan. Pero, esta acción conlleva un riesgo, que la opción que eligen descargar sea falsa y, con ello, ponen en riesgo la seguridad de sus dispositivos.

En el caso de Google Chrome, es el browser más utilizado del mundo (54 por ciento, según StatCounter) y, desde hace tempo, permite a los usuarios actualizar sus herramientas y servicios mediante extensiones que ayudan a optimizar la navegación y la experiencia de usuario. Sin embargo, se debe tener cuidado de todas las apps, programas o licencias que se descarguen pues no todas son certificadas o respaldadas por compañías de confianza, lo que se puede traducir en virus o malware.

Esto es lo que pasó en la Chrome Web Store, en la que apareció una extensión falsa de AdBlock Plus que ya fue descargada por 37 mil usuarios, según alertó SwiftOnSecurity.

De acuerdo con el reporte, el programa falso aprovechó la imagen y branding de Adblock Plus, un desarrollador legítimo y de gran confianza, tiene más de 10 millones de usuarios.

Según SwiftOnSecurity, quien estaría detrás de esta extensión fraudulenta sería un desarrolldor de malware que, en lugar de bloquear la presencia de publicidad, los usuarios que descargaron esta extensión comenzaron a recibir un bombardeo de anuncios invasivaos (sí, esos molestos pop ups en cadena).

Un primer paso para solucionar el problema es eliminar o desinstalar la extensión falsa y hacer una revisión (nunca está demás) de que tus equipos no tengan virus o algún tipo de malware que lo ponga en riesgo.

Google, por su parte, ya eliminó la herramienta de su Chrome Web Store, aunque no ha dado mayor detalle de cómo es que este tipo de programas se cuelan en la tienda. Aunque hay que reconocer que esto sucede en casi todos los servicios de su tipo.