• De acuerdo con Woodworth, tuvo que realizar algunas modificaciones a la composición del set original

  • Esto con el objetivo de reducir el peso del juguete y poder colocar los propulsores sin distorsionar mucho la forma

  • A pesar de su peso de casi un kilogramo, el LEGO modificado es capaz de volar en intervalos de hasta 90 segundos

No hay mejor promoción que la que hace un cliente satisfecho. Este principio no podría ser más cierto para LEGO, que está recibiendo una modesta cantidad de publicidad gratuita y orgánica gracias a uno de sus fans. Ayer en la tarde, Gizmodo encontró un video del ingeniero aeroespacial Adam Woodworth. El experto grabó una sesión de juego con el set especial que la marca lanzó para el 50 aniversario de la misión del Apollo 11, que llevó al hombre a la Luna.

Sin embargo, el ingeniero adaptó el set con un par de propulsores para dron. Después, utilizó esta versión modificada del juguete de LEGO para grabar un video. De solo 65 segundos de duración, se trata de una recreación fiel del alunizaje del Apollo 11. La grabación incluso utiliza como narración las grabaciones originales de las instrucciones de Houston al grupo de astronautas al mando de la misión. Woodworth subirá su cortometraje al BBTB Film Fest.

Publicidad orgánica para LEGO

El que un fanático utilice una marca para producir contenido sin una intención publicitaria intencional detrás no es algo poco común. La misma LEGO ya ha disfrutado de este efecto en otras ocasiones. A finales de marzo, McDonald’s también recibió bastante visibilidad luego que un youtuber mandara una de sus hamburguesas al espacio. Y el videojuego Fortnite genera tanto contenido de usuarios que incluso se le ha catalogado como un rival de Netflix.

LEGO se está anotó un gran punto a favor con el video. Su marca está en el título del corto. Además, medios nacionales e internacionales (entre ellos Mashable y The Verge) han ayudado a darle visibilidad a este proyecto. Y no solo es interesante para los amantes de la compañía. También atrae a cinéfilos, ingenieros y al público que busca algo curioso que consumir.

Justo este tipo de promoción orgánica es la que deberían de perseguir con mayor énfasis las marcas. Son este tipo de contenidos los que inspiraron, en su momento, al nacimiento del influencer marketing. Pero con las complejidades y desilusiones que han surgido de estas técnicas, convendría regresar a los básicos. Es decir, crear productos y servicios que sean tan sólidos y atractivos que la gente desee, activamente, crear nuevos contenidos con ellos.