Un comercial que se debate entre lo emotivo y lo ridículo

Internacional. En el mundo de la publicidad existen fórmulas gastadas que no dejan de repetirse como último recurso ante una falta de creatividad en el storytelling de un spot. Sin embargo, para algunos espectadores observar este tipo de campañas es tan natural que a menudo consideran los comerciales relevantes a pesar de contar historias sumamente vistas.

Más notas relacionadas:
Apple presenta un emotivo anuncio para estas fiestas decembrinas (video)
Emotivo spot de Peugeot recrea las sensaciones a través de las manos
Los juguetes que nadie quiere cantan en un emotivo comercial (video)

En este sentido, parece que un contenido emotivo que logre el engagement con los consumidores puede ser fácilmente confundido con melodrama con grandes valores de producción. Tal es el caso de la firma de seguros sudafricana Dial Direct, quienes recientemente acaban de presentar una historia que nos pone a pensar en la delgada línea entre un mensaje de comunicación exitoso y uno muy soso.

Creado por la agencia Joe Public, el comercial nos presenta la historia de un niño que realiza un sinnúmero de tareas para capturar la atención de su madre -una mujer que tiene una clara falta de atención y que sufre las consecuencias al darse cuenta de ello.

El recurso dramático llega al extremo cuando el niño le presenta una lista de tareas que realizó con tal de ganarse un poco de su tiempo; un escenario exagerado hecho para generar emociones rápidas entre los espectadores.

¿Usted qué piensa?

A continuación el video:

loading...