Uber cambia de estrategia para sumar mercados: patrocina equipos y selecciones de fútbol

Uber no está legalizado en la Argentina. Aun así, avanza con estrategias publicitarias cada vez más agresivas: primero una fuerte campaña de TV y, ahora, el patrocinio de la Asociación del Fútbol Argentino.

Uber

Mientras crece la resistencia de los taxistas y en la Justicia se aceleran causas que buscan limitar su expansión, Uber, fiel a su estilo, avanza primero, para luego negociar.

A la difusión en la mayoría de los medios de comunicación masivos de Argentina de una serie de spots publicitarios, Uber sumó una nueva idea de promoción: patrocinar a la selección de fútbol de Argentina.

No es una mala idea, para nada. El fútbol es, por lejos, el deporte que más atracción genera y cualquier sponsor que ingresa en ese ecosistema de comunicación logra una exposición que no tendría por otra vía.

En la Argentina, las protestas de los taxistas siguen activas, en especial en Buenos Aires, donde se han producido numerosos incidentes.

Si bien no hubo anuncio oficial, “Uber se convertirá en los próximos días en sponsor digital de la AFA. Es decir que en la web oficial y en todas sus redes sociales aparecerá el logo de Uber”, publicó Clarín.

Mariano Otero, CEO de Uber en Argentina, y el presidente de la AFA Claudio Tapia.

La estrategia de apelar al fútbol ya se aplica en Sudamérica. Hizo algo parecido en Brasil. Allí, para poder lograr ingresar al mercado de la ciudad de Belo Horizonte, antes formalizó alianzas comerciales con los equipos de fútbol Atlético Mineiro y Cruzeiro.

Luego de que se conoció el acuerdo, la Asociación Taxistas Unidos anunció una manifestación hasta la sede de la AFA. “No vamos a parar. Se protestará en la AFA, en el domicilio de Tapia (el presidente de la institución), en cada vez que la Selección aborde un micro”, dijo al medio Todo Pasión Marcelo Boeri, uno de los máximos dirigentes.

El tema es el siguiente: ¿cómo puede hacer publicidad una compañía que, en teoría, es ilegal en Argentina?

Lo cierto es que la empresa, como tal, no está en la ilegalidad. Lo ilegal es el servicio público que pretende brindar y para el que, por ahora, no tiene autorización.

“Desde hace un tiempo, la compañía les pide a sus choferes licencia profesional, monotributo al día y certificado de antecedentes penales. Pero aún esos requerimientos no alcanzan y Uber sigue fuera de la norma. Tanto en la Ciudad como en el interior de Buenos Aires, donde su usó se masificó”, dice Clarín.

Campaña

En los spots de publicidad que rotan en la TV de Argentina, se ve cómo pasajeros y conductores de Uber se saludan y despiden con familiaridad, llamándose por sus nombres. “Hay tantos nombres como formas de llegar y ahora podemos hacerlo juntos”, dice el aviso; que concluye con el claim: “Uber, juntos en el viaje”.

A pesar de la falta de autorización, los datos de Uber dicen que en la Argentina ya superaron el millón de personas transportadas y que van a continuar creciendo. Siempre según dicen desde la app, desembarcarán en Rosario, Mar del Plata, Córdoba, Jujuy, Chubut, Mendoza y Misiones, donde “ya se discute la necesidad de regulaciones modernas, para potenciar los beneficios que genera la incorporación de la tecnología”.


Recibe las gráficas del día con las noticias más importantes de mercadotecnia.