Durante la noche de ayer, Ricardo Benjamín Salinas Pliego se convirtió en tendencias en Twitter luego de que se diera a conocer un video en el que se toman fragmentos de un discurso dirigido a sus empleados, en el que el directivo califica como exageradas las medidas de aislamiento tomadas para frenar el contagio del coronavirus, al tiempo que invitó a sus empleados a seguir realizando sus actividades normales.

Este hecho supuso una serie de criticas importantes para el dueños de Grupo Salinas y sus marcas, en donde muchos usuarios llamaron a dejar de consumir servicios como TotalPlay o dejar de comprar en Elektra, ambas propiedad de Salinas.

EL impacto para las marcas y la imagen del empresario no fue menor. Durante las primeras horas de este miércoles, el término “Salinas Pliego” se ubicó dentro de las 10 primeras tendencias en Twitter con un total de 2 mil 643 tweets relacionados.

Por su parte, estimaciones de TweetReach  indican que el término ha generado en tan sólo 100 tweet un total de 148.2 mil impresiones con un alcance potencial de 101 mil 026 cuentas.

Un acuerdo sospecho a los ojos del usuario

En este punto, es importante mencionar que para una parte importante de los usuarios el discurso emitido por el dueño de Azteca, era una herramienta de apoyo para el gobierno de López Obrador y las medidas que su gobierno a tomado frente al coronavirus, mismas que en más de una ocasión han sido calificadas por los ciudadanos como lentas y poco prudentes ante la situación y considerando lo vivido por otros países.


Más allá de las verdaderas intenciones detrás del discurso, lo cierto es que la idea del consumidor ahora se ha visto reforzada luego de que el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) aprobará a Totalplay, de Grupo Salinas, la prórroga de su concesión por un periodo de 30 años más, el cual sería vigente a partir del 17 de octubre de 2025.

Con esta ampliación, la marca de telecomunicaciones podría continuar prestando servicios de televisión de paga, telefonía e internet para el mercado local.

En un comunicado, la compañía indicó que con esta renovación “Totalplay continuará invirtiendo en México, para generar mayor valor económico, social y ambiental y promover bienestar y progreso en las comunidades donde tiene presencia”.

Las sospechas del consumidor

Es importante indicar que este anuncio llegó poco después de que el video de Salinas Pliego ganará popularidad en redes sociales, razón por la cual algunos usuarios han acusado que este es el pago del gobierno al discurso entregado por el empresario en donde apoya las políticas de salud y medidas contingentes tomadas por el gobierno.

Aunque no se podría definir esta premisa como una realidad en ningún sentido, la realidad es que para Grupo Salinas su reputación ahora está en juego debido a una percepción del consumidor que, hasta el momento, carece de pruebas tangibles.

Lo que se juzga ahora es la transparencia de la marca y sin el fin de definir si la compañía cuenta o no con este valor, lo que si queda claro es que para una parte de los consumidores Grupo Salinas podrían estar incurriendo en prácticas dejos del mismo.

Los resultados de diversos estudios hablan por sí mismos sobre la importancia de este aspecto. Números de eMarketer indican que el 56 por ciento de los consumidores afirma que dejaría de comprar un producto si considera que la empresa que lo respalda carece de ética y transparencia.

Al hablar de mercados puntuales tenemos que en Estados Unidos, por ejemplo, el 51 por ciento de las personas evalúa el nivel de transparencia de las marcas antes de tomar una decisión de compra, según datos de Deloitte, mientras que según Havas Worldwide el 63.3 por ciento de los españoles eligen a sus marcas y productos en función de la honestidad y transparencia que representan, parámetro que se ubica incluso por encima de la innovación (45.6 por ciento).

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299