Time hace marketing social con su Persona del año este 2017

persona_time

El Departamento de Investigación de Merca2.0 determinó que para este año se espera una inversión en medios de 80 mil 162 millones de pesos este 2017, que comparado con la inyección de capital de 77 mil 828 mdp de 2016, representa un crecimiento para la industria.

Dentro de ellos el sector de revistas los ingresos en México llegaría a los 5 mil 657 millones de pesos. En tanto, en el mundo el segmento continúa siendo relevante y redituable en cuanto a publicidad se trata.

Es por ello que para las empresas y las marcas personales resultan clave en su imagen. Los medios impresos tienen gran importancia para lograr reconocimiento de una marca, a partir de la generación de contenido como una apuesta con la que logran comercializar el medio y capitalizar el valor de una marca.

Más aún cuando se trata de la portada. Las portadas de las revistas son una estrategia de comunicación que ayudan al reconocimiento de una personalidad dentro del mercado.

De ahí que Time se enfoque especialmente en generar reacciones con las imágenes y personalidades que coloca cada año como “La Persona del año”.

Esta, constituye una estrategia de contenido de este medio con la que reconoce el valor de una marca personal a partir del impacto que genera en el mercado y en la sociedad.

Time tiene una reputación a partir de la publicación de este tipo de contenidos, con los que ha logrado influir en la conversación social en países como México, cuando en una de sus portadas aparecía el presidente Enrique Peña Nieto.

Mientras el año pasado colocó a Donald Trump en este puesto, este 2017 realizó marketing social. The Silence Breakers son la Persona del Año.

Se trata de todos quienes rompieron el silencio ante acoso o abuso sexual y generaron un movimiento que impulsó a otras víctimas a denunciar tales casos.

El editor en jefe de la revista Time, Edward Felsenthal, reveló la selección el miércoles durante el programa matutino Today de la NBC, explicando que se trata de una foto grupal que incluye a la actriz Ashley Judd, la cantante Taylor Swift, la cabildera Adama Iwu, la exingeniera de Uber Susan Fowler e Isabel Pascual, una recolectora de fresas de México que pidió usar un seudónimo para proteger a su familia.

El movimiento se distingue como “#MeToo”.

En la imagen se ve sólo el brazo de una mujer, se trata de una joven empleada de un hospital de Texas, casi oculta y sólo deja ver su brazo derecho, pues según dijo Felsenthal: “no podría presentarse en público sin que su manera de ganarse la vida se viera en riesgo”.

Esta no es la primera vez que la revista elige a un grupo como Persona del año. Con esto da un impulso importante a un movimiento que derivó incluso en el despido de personajes importantes para las compañías, especialmente en la industria del entretenimiento.