Tendencias y estrategias del marketing político

Este 2020 habrá elecciones en los Estados Unidos, el vecino país nos dará la oportunidad de ver las nuevas regulaciones a las redes sociales en materia de datos personales, al mismo tiempo que serán un laboratorio para observar qué estrategias nuevas se implementan en el campo de la comunicación política.

El ascenso en años recientes de líderes con personalidades cuestionables, tanto de derecha como de izquierda, ha sido gracias a campañas de comunicación innovadoras para moldear la opinión de segmentos específicos. Haciendo un recuento, estas son las estrategias más comunes así como las novedades en marketing político.

Las viejas tácticas

Influencers

Desde hace casi una década que los políticos recurren a influencers digitales para generar opinión, como en las pasadas elecciones de 2018, personalidades como Chumel Torres, Cayo de Hacha o Belinda, fueron actores importantes en la construcción de influencia en México. El problema con esta estrategia es que pueden ser muy predecible las opiniones de cada personaje, por lo que llega a ser una herramienta muy disruptiva.

Bots

Los tan solicitados bots seguirán siendo una herramienta solicitada para las campañas digitales, sus objetivos son colocar campañas e ideas en tiempo récord haciendo eco de noticias o declaraciones hechas por medios tradicionales.

Fake news

Cada año las Face News aportan toneladas de información falsa a las noticias diarias con el objetivo de desviar la atención o influir en la opinión de un segmento específico. En ocasiones incluso, colocando #trendings de temas que no tienen sustento. Muchos medios de comunicación serios han hecho el intento de concentrar esta información en lugares específicos dentro de sus portales para validar su veracidad.

Las nuevas tácticas

Propiedad de datos

Nadie vio venir que al crear tu perfil de Facebook estabas cooperando en la construcción de un gran imperio de datos. Hoy en día, las acciones de la red social valen gracias a todos los usuarios, que de forma gratuita, han registrado sus datos personales para que marcas, empresas y políticos dirijan mensajes específicos a perfiles definidos. En definitiva, cualquier empresa que almacene datos, está construyendo un imperio a futuro.

Construcción de influencia

Una vez que se tienen los datos personales de un segmento, se pueden moldear su opinión pública recurriendo a los sentimientos, quizá los dos más efectivos son el miedo y el odio; dos ingredientes básicos en la campaña que llevó a Donald Trump a la presidencia de los Estados Unidos, con segmentación psicológica y datos obtenidos de Facebook, un grupo de expertos creó contenidos que infundian mensajes de miedo y odio en un segmento específico de personas indecisas.

Aunque pareciera que estamos hablando del dark side del marketing, estas tácticas han sido probadas en diferentes grupos de población de varios países logrando cambios en la organización gubernamental de varios países, entre ellos Estados Unidos. Ojalá que esta información sirva para entender cómo la tecnología ha cambiado la forma de realizar campañas políticas, además de crear un criterio más crítico para el análisis de la información. ¡Hasta el próximo martes!

 

loading...