Así funciona el techo retráctil del estadio que Mercedes-Benz tiene listo para el Super Bowl 2019

El espectacular techo retráctil del Mercedes-Benz Stadium de Atlanta es la atracción de la NFL y la MLS. Allí se disputará el Super Bowl 2019 y espera ser una de las sede del Mundial de 2026.

Captura de pantalla.

El Mercedes-Benz Stadium fue noticia a comienzos de este año cuando batió el récord de asistentes a un juego de la MLS en el que el local, Atlanta United, disputó al comienzo de la temporada frente al DC United.

Ahora vuelve a serlo porque es uno de los que más posibilidades tiene de ser nombrado estadio del año, por encima de todos los que fueron utilizados en Rusia 2018.

La razón: su impresionante cubierta patrocinada por Mercedes-Benz que le posibilita ser la sede de juego al aire libre o, si el tiempo no lo permite, bajo techo.

El mismo estadio es el lugar donde juegan de local los Atlanta Falcons, el equipo de la NFL que representa a Georgia.

Atlanta United es una franquicia de la MLS gestionada por Darren Eales, el mismo que tuvo a su cargo al Tottenham Hotspur de Inglaterra.

El récord de asistencia que se alcanzó en marzo fue de 72.035 personas, un número inédito para un deporte que en los Estados Unidos, poco a poco, ha comenzado a ser masivo.

El Mercedez-Benz United demandó una inversión de 1.600 millones de dólares con 2.000 personas trabajando diariamente.

Tiene media docena de pantallas curvas, cada una, más grande que cualquiera que se haya usado en un estadio de la NFL. La cúpula consta de ocho paneles que se abren en sólo 10 minutos.

En esa sede se jugará el Super Bowl 2019 y es uno de los que tiene más chances de ser uno de los que se utilice en el ya confirmado Mundial de 2026 que se disputará en México, Estados Unidos y Canadá.