Social Selling como parte de tu estrategia Employee Branding

Uno de los pilares fundamentales del Employee Branding es conseguir que sean los mismos trabajadores los que identifiquen con la imagen de la empresa.

Employee Branding

¿Sabes que tus empleados te pueden ayudar muchísimo a conseguir mayor alcance en el ecosistema digital? Utilizando las redes sociales e implantando una buena estrategia de Employee Branding puede llegar muy lejos tu marca.

Aprende a usar el Social Selling como parte de tu estrategia de Employee Branding.

Partiendo de cero, ¿qué es eso del Social Selling? Es una estrategia que persigue aprovechar todo el potencial de las redes sociales para conseguir más rendimiento de las distintas empresas. Si piensas que nos pasamos horas y horas conectados a internet a las redes sociales, no te resultará complicado encontrar la correlación. ¿Por qué no utilizar parte de ese tiempo en encontrar la forma de hacer que trabajen para ti?

A pesar de lo que puedas traducir, el Social Selling no consiste en hacer ventas a través de los distintos perfiles en redes sociales, sino en buscar nuevas oportunidades de negocio, información referente a clientes o clientes potenciales, fidelización de usuarios o consecución de conversiones cualificadas.

Como sabes, la información es el petróleo del siglo XXI, y las redes sociales son la herramienta perfecta para conseguir esa información tan relevante para tu negocio.

El Social Selling te permite investigar, contactar y estar en comunicación directa con muchas oportunidades de negocio que de otra forma no podrías aprovechar.

¿Y eso del Employee Branding, qué es?

Tal y como lo define el White Paper Employee Branding 2018 elaborado por BlogsterApp, “el employee branding es una estrategia corporativa cuyo objetivo es convertir a los empleados en embajadores de marca”.

En este sentido, uno de los pilares fundamentales del Employee Branding es conseguir que sean los mismos trabajadores los que internalicen y se identifiquen con la imagen de la empresa y sus valores, para que usando sus medios sociales la proyecten al exterior.

Lisa Strom Pedersen afirma en su artículo Why Employee Branding in Social Media is so Powerful for B2B Companies que el hecho de que un trabajador se identifique con la marca o la empresa para la que trabaja ayuda en gran medida a que su comportamiento y su visión de la misma se alinee con la de la empresa. Por eso es tan importante que el trabajador se convierta en un embajador de marca, porque transmite justo lo que la empresa pretende proyectar.

¿Cómo se relacionan entonces Social Selling y Employee Branding?

Como puedes imaginar por lo que te he comentado hasta ahora, la relación que existe entre Social Selling (identificación de nuevas oportunidades para la empresa) y Employee Branding es más estrecha de lo que podrías pensar.

Si consideras el hecho de que las redes sociales no son más que canales de comunicación con el exterior y que el trabajador las usará en una estrategia bien definida teniendo siempre en cuenta que la imagen del mismo trabajador puede ser percibida de forma negativa o positiva por los posibles candidatos, puedes entender que de ello depende en gran medida la confianza y la opinión que los usuarios puedan tener los demás.

Tiene mucho que ver con la credibilidad

Unir el Social Selling y el Employee Branding te ofrece como empresa un montón de ventajas. La cuestión última de todo esto es conseguir que el usuario se convierta no solo en un embajador de marca, sino en un prescriptor.

Para ello, necesitará saber cómo hacerlo por lo que será necesario formar al trabajador para que pueda interiorizar adecuadamente los trabajos necesarios:

– Compartir los contenidos y publicaciones que realiza en su ecosistema digital la marca con la comunidad de los trabajadores.
– Si la marca realiza eventos ya sea online u offline, el trabajador – embajador debe participar en ellos de forma activa y que comparta esa información en sus plataformas sociales.
– La prescripción de marca también debe hacerse de forma digital, por ejemplo, haciendo algún tipo de publicación en la que recomienda los servicios o productos de la empresa, o dando por ejemplo, una recomendación positiva en Facebook.

Es muy importante que el Social Selling se alinee a la perfección con el Employee branding en lo que se refiere a aspecto. Tu marca no puede tener un embajador de marca o prescriptor en redes sociales profesionales como puede ser Linkedin si el aspecto de la misma no transmite la confianza y los valores de la marca.

Como he mencionado más de la confianza y la credibilidad hacia la marca que pueden generar los trabajadores es fundamental. No solo se trata de que al compartir enlaces hacia el blog corporativo o retuitear alguna publicación deriven más tráfico, sino que hacen que la autoridad de la marca se vea considerablemente incrementada.

Si lo piensas bien, todo esto tiene muchísimo sentido.

Un usuario que busque satisfacer una necesidad acudirá a ti mucho más tranquilo si la imagen de ti que transmite un trabajador es la mejor posible.

¿Qué tal? ¿Te animas a poner estas ideas a prueba? ¡Yeah!