Si todas las marcas fueran un equipo de futbol

La forma en que una institución deportiva le agrega valor a su símbolo, sus colores y su propia historia hacen de estos sitios excelentes "templos" de adoración a sus respectivas marcas.

Tuve la increíble oportunidad de visitar las instalaciones de dos equipos de fútbol muy representativos para mí: El llamado “Teatro de los Sueños” u Old Trafford, estadio del Manchester United, y en la misma ciudad el Etihad Stadium, del Manchester City.

Resulta que soy fan del Manchester United y mi hijo del Manchester City. Contradicción familiar que aún no me explico pero que genera una divertida combinación, en la que ambos visitamos los dos estadios portando la camiseta de nuestro equipo favorito. Dejando a un lado el bullying y las miradas extrañas los recorridos fueron muy educativos desde la perspectiva mercadológica.

La forma en que una institución deportiva le agrega valor a su símbolo, sus colores y su propia historia hacen de estos sitios excelentes “templos” de adoración a sus respectivas marcas.

Equipos de este tamaño concentran su “branding” en el estadio y sus instalaciones, desde la tienda, el museo, los recorridos para turistas, todos llenos de historias en cada rincón. Y todos lo hacen excepcionalmente bien.

Por eso me queda claro, que nadie maneja una marca con tal fuerza, convicción y pasión que una institución deportiva.

A partir de lo ya dicho, pretendo ilustrar mis principales aprendizajes y nuevos paradigmas sobre el branding que presencie:

1. La marca puede portarse en todo lo que hagamos 

2. Invertir en los niños 

2.1. Inculcar los valores, colores, personajes, en artículos de uso escolar, infantil.

2.2. Las instalaciones de la academia del Manchester City son impresionantes. Niños desde los 6 años pueden iniciar su carrera deportiva, existe un internado para niños extranjeros, escuela para que los pequeños deportistas no pierdan sus bases educativas, instalaciones de primer nivel, torneos, eventos y todo lo necesario.

3. Las historias
En ambas visitas hubo un recorrido a las instalaciones, campo de juego, vestidores y otros sitios, donde fluyeron decenas de anécdotas. Recuerdo en particular una que narró el guía dentro del vestidor del Manchester United, donde nos mostró el único espejo del lugar, al que todos conocen como el Cristiano Ronaldo’s”, porque el famoso CR7 se admiraba por varios minutos en el espejo antes de salir al campo. Así como esta hay cientos de historias que la gente quiere escuchar y que llenan los rincones de cualquier frío estadio vacío.

4. Conciencia social o ambiental
En ambos recorridos se apreciaron formas en las que estos equipos de futbol le regresan algo a sus comunidades, desde la perspectiva ecológica, hasta la participación en diversas causas humanitarias.

5. Lo aspiracional
Sin dejar atrás que todo esto representa un negocio para un dueño o un grupo de accionistas, ambos modelos mercadológicos logran mantener las expectativas, incluso durante el receso de verano, con partidos amistosos, noticias, rumores y motivos para sonar en los medios. Y sin olvidar el merchandising, que representa un alto porcentaje de los ingresos de cada institución deportiva, tanto en camisetas como en otros artículos. A continuación un par de imágenes que pretenden ilustrar la dimensión del componente de retail que ambos equipos manejan:

6. Las estrategias digitales
Finalmente, todas estas experiencias, historias, imágenes y encanto alrededor de los fans y su afición se capitalizan en una interesante oferta digital. Nunca he visto una fan page de Facebook tan nutrida y dinámica que las de un equipo de futbol.

En resumen, traté de trasmitir mi vivencia en un importante aprendizaje sobre lo que una marca puede llegar a representar en nuestros corazones. Ojalá todas las marcas fueran tratadas como equipos de futbol.