La casa de papel se convirtió en un fenómeno de masas desde su estreno el 2 de mayo de 2017, en la cadena española Antena 3, misma que distribuyó las dos primeras partes de la serie en España, antes de que Netflix la adquiriera a finales de 2017. Gracias a la plataforma de streaming la serie se convirtió en un tremendo éxito a nivel mundial.

Sin embargo, todo principio tiene un fin y el de esta exitosa serie será después de la finalización de la temporada 5, misma que se comenzará a rodar el próximo lunes en Dinamarca. Para su última temporada se confirmaron a Miguel Ángel Silvestre (Sense 8) y Patrick Criado (Águila roja) como las nuevas incorporaciones a la serie creada por Álex Pina, que no ha dudado en decir que la temporada 5 se distinguirá por su ritmo frenético y juegos de astucia:

“La adrenalina forma parte del ADN de La casa de papel. Cada treinta segundos ocurren cosas que alteran a los personajes, un giro de tuerca a la acción. La adrenaliza mezclada con sentimientos emergentes de personajes absolutamente complejos, magnéticos e impredecibles continuará hasta el final del atraco al Banco de España. Sin embargo, la banda será empujada a situaciones irreversibles, una guerra salvaje: es la parte más épica de todas las que hemos grabado.”

Un buen ejemplo para otras series

La serie será un ejemplo perfecto de cómo una producción debe finalizar en su punto más álgido, pues a pesar de que se podría seguir lucrando con ella, es preferible acabar con un producto antes de que se convierte en una repetición de sí misma.

En 2017 reportó beneficios netos por 822 mil euros (más de 18 millones de pesos). En 2018 las ganancias ascendieron a 3.8 millones de euros (más de 84 millones de pesos).

La Casa de Papel se convirtió en la serie de habla no inglesa más vista en la historia de Netflix, compañía que adquirió en exclusiva los derechos de transmisión internacional. Su adiós representará una sensible ausencia para la plataforma y además una tristeza para sus millones de fanáticos en el mundo entero.

Netflix informó en 2018 que sus beneficios en el primer trimestre del año saltaron del 63 por ciento hasta llegar a US$290 millones, impulsados en gran parte por el éxito de la serie española.

La casa de papel trasciende la pantalla para ir al terreno de los videojuegos

La fama de la serie ha sido tal que ahora se encuentra lista para dar su salto al formato de los videojuegos, en especial con la alianza creada con Free Fire, el Battle Royale distribuido por Garena. Los jugadores del Battle Royale para móviles deberán imprimir y recolectar la mayor cantidad de billetes posibles en distintos puntos estratégicos del mapa. Los usuarios deberán ocupar y defender esas zonas para fabricar los billetes. El ganador será el equipo que más dinero recolecte en un tiempo determinado. 

“Crear experiencias memorables para la comunidad de Free Fire es la clave, y no hay mejor forma que hacerlo asociándonos con La Casa de Papel, una de las series más populares de Netflix”, sintetizó Harold Teo, productor en Garena.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299