La batalla por conquistar el mercado de los smartphones es especialmente interesante en el mercado mexicano.

Hasta el año pasado, se estimaba que de las más de 121 millones de líneas telefónicas móviles en territorio mexicano, 106.7 millones correspondían a smartphones, cifra que se traduce en un 87.6 por ciento del total de las líneas móviles disponibles, según cifras de The CIU.

Ante este escenario, resulta interesante mencionar que en México tienen presencia cerca de 22 marcas de smartphones, de las cuales 8 son las que tienen un participación representativa en el mercado.

Lejos de Huawei y Apple, Samsung es la firma que domina con un 35.9 por ciento de participación en el sector, seguida de Motorola con 12.3 por ciento y LG que juega con 11.1 por ciento.

Apple y Huawei completan el top 5 en la materia, con un participación de 10.9 por ciento y 9.5 por ciento respectivamente. Detrás se encuentran Alacatel (5.5 por ciento), Sony (3.1 por ciento) y Nokia (2.3 por ciento). El 9.8 por ciento restante se divide entre las 14 marcas no mencionadas.

Samsung líder en quejas

Si bien es importante la manera en la que las marcas se mueven dentro del mercado, lo cierto es que no basta con conocer el porcentaje que ocupan en el share market.

Otros factores como la cantidad de quejas que reciben los principales desarrolladores de estos dispositivos, es una variable que permite determinar mucho del futuro que pueden tener dentro de la industria.

En este sentido, vale la pena mencionar los resultados más recientes del Buró Comercial de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), mismos que ubican a Samsung como el fabricante de teléfonos inteligentes con más quejas ante dicha instancia por la “mala calidad” de sus productos y servicios.

DE acuerdo con la información publicada, misma que considera el periodo de enero a septiembre de 2018, Samsung encabeza la lista de los fabricantes de smartphones con más quejas ante Profeco con 495 menciones; sin embargo, en los últimos dos años la empresa surcoreana aparece en mil 365 denuncias de inconformidad debido a que la compañía “se ha negado a hacer efectiva la garantía de sus equipos, a defectos de fabricación y a la negativa de cambio de los productos fallidos”.

Por debajo de esta firma se encuentra LG con 194 quejas entre enero y septiembre del año pasado, Apple con 61 y Motorola con 67. El Top 5 se cierra con Sony Mobile (22 menciones) y Huawei (6 denuncias).

Llegar primero, pero saber llegar

Si bien la cantidad de quejas podría ser proporcional a la participación dentro del mercado  (a mayor porcentaje, es natural una mayor posibilidad de quejas), lo cierto es que Samsung se enfrenta a un panorama altamente competitivo que puede traducirse en lanzamientos continuos con vacíos en detalles.

En otras palabras, enfrenta la presión de sus competidores en materia de innovación, por lo que Samsung se ha caracterizado por lanzar nuevos dispositivos a mayor velocidad que sus homólogos.

No obstante, en este camino puede traer consecuencias si no se dan tiempo de verificar la calidad de los equipos. La reciente suspensión de las reservas del Galaxy Fold es ejemplo claro al respecto.

El presumible error es una falla en la que la pueden caer todas las marcas de manera sencilla dadas las condiciones actuales de competencia en el mercado.

Una investigación firmada por Simon-Kucher & Partners indica que el 90 por ciento de las empresas asegura que la presión sobre el precio es creciente, con lo que el 75 por ciento de las organizaciones asegura que la innovación de productos es la mejor medida para contrarrestar los efectos de dichas presiones.

No obstante, lograr convertir una idea o una estrategia en algo verdaderamente innovador no es nada sencillo.

La ecuación crece en complejidad si consideramos que no se trata de ser el primero en llegar, sino de conseguir mantenerse como referencia en donde la calidad de la propuesta así como una correcta estrategia que evite números elevados en quejas deben ser prioridad.