¿Sabes si sufres del síndrome de burn out?

trabajadora con burn out
bigstock
  • 4 de cada 10 trabajadores aseguran que lo sufren

  • El síndrome del trabajador quemado será incorporado por la OMS al su Clasificación Internacional de Enfermedades

Si hace décadas se luchaba contra la explotación laboral por las extensas y continuadas jornadas, ahora las exigencias son otras, aunque no por ello han dejado de tener sus consecuencias para la salud de los trabajadores, como puede ser el burn out.

Las nuevas cargas y responsabilidades han creado un patrón de estrés laboral crónico que afecta a los empleados, aunque hay quienes están más expuestos que otros al llamado síndrome del burn out o del trabajador quemado, como son quienes realizan servicios públicos de atención a otras personas, entre ellos los médicos, profesores, bomberos y policías.

En el caso de España, según datos del INE, el 40 por ciento de los trabajadores asegura que sufre de estrés, además de ansiedad. Esta situación se refleja a la larga en la productividad. La misma que a su vez suele ser causa de estrés y ansiedad, lo que se convierte en un circulo vicioso.

La situación ha llegado a tal punto que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha anunciado hace pocos días que el ‘síndrome del trabajador quemado’ pasara a formar parte de su Clasificación Internacional de Enfermedades.

¿Sabes qué es el Síndrome de burn-out?

Los especialistas de mediQuo, explican que esta enfermedad es “un trastorno psicosocial que ocasiona en los individuos que lo padecen agotamiento físico y emocional. Es una respuesta psicológica caracterizada por un deterioro cognitivo-afectivo que produce conductas negativas y comportamientos fríos, indiferentes y cínicos”.

Quienes la sufren “dejan de ser productivos en su trabajo y pierden la ilusión por el mismo.” Con el agravante que al no ser detectado a tiempo, puede derivar en otras condiciones más graves.

El desarrollo de este síndrome pasa por varias etapas, tanto en el ámbito laboral como personal como señalan desde mediQuo, que se comienzan a manifestar a través de:

  • Ámbito laboral: Sentimiento de no valer para el puesto desempeñado, falta de comunicación.
  • Conductuales: Absentismo laboral, conductas violentas, abuso de tóxicos.
  • Psicosomáticos: Dolor de cabeza, insomnio, malestar general, fatiga.
  • Emocionales: Distanciamiento, falta de concentración, irritabilidad.

Aunque las características del entorno laboral actual son el caldo de cultivo propicio en muchos casos, para sufrir de este síndrome, hay acciones que pueden tomarse, desde los distintos ámbitos, para evitarlo, entre ellas los expertos mencionan:

Nivel organizativo. Identificando y evaluando los riesgos y, por tanto, modificando aquellas condiciones que propician la aparición de este síndrome.

Nivel interpersonal. Fortaleciendo los vínculos entre los compañeros de trabajo, creando un clima óptimo de trabajo y promoviendo el trabajo en equipo.

Nivel individual. Realizando programas de formación continuada y reciclando conceptos para conseguir una nueva orientación profesional.

Lo importante es estar consciente de lo que está sucediendo y buscar ayuda en cuanto se detecte, para estar así más cerca de la solución.