En medio de la cuarentena y las medidas de confinamiento, la cerveza se ha convertido en un producto especialmente demandado.

En Estados Unidos, por ejemplo, las ventas de cerveza aumentaron 34 por ciento durante la tercera semana de marzo según datos de Nielsen, con lo que Constellation Brands Inc., que en aquel mercado opera firmas como Corona, registró un aumento de 18 por ciento en las ventas de cerveza.

La tendencia se repite en España, mercado en el que luego de varios días de confinamiento obligado, las ventas de cerveza se incrementaron el 78 por ciento, de acuerdo con cifra entregadas en un reporte firmado por Gelt.

México sin cerveza

En el mercado mexicano las cosas no son distintas. De hecho, la demanda por la bebida se hizo especialmente más aguda luego de que los principales grupos cerveceros anunciaran el paro de sus actividades al alinearse a las medidas solicitadas por las autoridades de salud que indicaban que aquellas compañías consideradas como no esenciales deberían de frenar sus operaciones para evitar un mayor número de contagios.

Luego de este anuncio, y según estimaciones entregadas por Nielsen, la categoría de cerveza se convirtió en la segunda de mayor aportación al crecimiento en supermercados, sumando 83 por ciento en valor, tan sólo detrás de leche blanca.

A esto se sumaron, algunas iniciativas de Ley Seca en diversos municipios, entidades y alcaldías del país, lo cual llevó a muchos consumidores ha realizar compras de pánico para abastecerse de este producto, situación que se tradujo en una juego de especulación en los precios.

Estimaciones entregadas por Forbes indican que el precio de la ahora codiciada bebida se ha disparado hasta alcanzar los 80 pesos, lo que se traduciría un aumento de entre el 50 y 60 por ciento en referencia al precio promedio estimado antes de la contingencia.

La aparente escasees de cerveza tuvo efectos colaterales en diversos negocios, entre los que se suman los restaurantes, “tienditas de la esquina” y tiendas de conveniencia.

Basta con reconocer que la semana pasada, Juan Fonseca, director de relación con inversionistas de FEMSA, reconoció como un problema el abasto de cerveza en sus tiendas Oxxo y destacó que la cadena de tiendas apenas tenía un inventario estimado para surtir cerveza los próximos 10 días.

Fecha de reactivación tentativa

Ahora este escenario podría tener una fecha de vencimiento y es que de acuerdo con la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), la reactivación de las operaciones de los grupos cerveceros podría iniciarse en las semanas siguientes.

Cuando menos así lo indicó el titular de Profeco, Ricardo Sheffield Padilla, en una entrevista para Milenio Televisión, quien recordó que la producción de cerveza se mantiene detenida desde hace un mes, lo que ha causado variaciones importante en el precio del producto. No obstante, indicó que una vez que las cerveceras comiencen a operar, el costo de la cerveza volverá a la normalidad.

De manera puntual, Sheffield Padilla indicó que la reactivación de esta actividad podría llegar a mediados de ese mes.

“Ahora hay una fuerte presión por las últimas reservas de cerveza, yo creo que a mediados del mes de mayo enciendan el botón y empiecen a producir”, destacó el vocero a Milenio.

Respiro para muchos

La posibilidad de que se reactive la cadena cervecera en el país supondría un respiro importante para muchas unidades de negocio cuyos ingresos dependen de la venta de este producto.

En día previos la Asociación Nacional de Pequeños Comerciantes (Anpec), alertó que ante el freno de la producción y distribución del producto, el escenario esperado estaba caracterizado por una afectación económica para los negocios que dependen de este producto así como precios de especulación debido al desabasto de cerveza.

“Al no tener cerveza que vender habrá una importante caída de ingresos y llevará a miles de pequeños negocios a un punto de quiebra con la pérdida de fuentes de empleo. No se debe perder de vista que esta cadena de valor genera más de 500 mil empleos, desde el campo hasta el pequeño comercio. El desabasto también provocará incremento de precios por especulación, afectando la economía de la gente. Todo esto eleva las pérdidas por la cuarentena”, señaló la Anpec en un comunicado de prensa.

El regreso de las actividades de esta industria darían un respiro a muchos negocios locales que ante la pandemia han visto reducidos sus ingresos y su capacidad para emplear a cientos de mexicanos.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299