¿Qué salió mal? Las películas perdedoras del verano

De “Aladino” a “Rápidos y furiosos presenta: Hobbs y Shaw”, el verano estuvo plagado de más de cincuenta estrenos en EE.UU., muchos de los cuáles aún no llegan a los mercados internacionales y lo estarán haciendo (o no) durante el otoño. Mientras tanto, Disney celebra gracias a la ya mencionada “Aladino”, “Toy Story 4” y “El rey león” su supremacía en la taquilla, ocupando cinco de los seis primeros lugares en la taquilla de 2019 y teniendo su mano en el otro, gracias a su colaboración con Sony (acuerdo hoy en riesgo) para “Spider-Man: Lejos de casa”. Otros estudios se enfrentan al otro lado de la moneda, con filmes que no sólo resultaron fracasos de crítica, sino también de taquilla, y, por ende, enfrentando ajustes y expectativas para varios títulos cuyo futuro parecía más prometedor.
Además de las películas mencionadas, el verano vio el estreno de al menos otros tres títulos en live action con presupuestos superiores a los cien millones de dólares: “X-Men: Dark Phoenix”, “Men in Black: Internacional” y “Godzilla II: el rey de los monstruos”. Ninguno sobrevivió a las expectativas. La primera, “X-Men: Dark Phoenix”, se convirtió en la carta de presentación de los productos que Disney adquirió tras comprar 20th Century Fox. La expectativa era muy alta, toda vez que la adaptación anterior de dicho capítulo de los X-Men, “La batalla final” (2006), es uno de los puntos más bajos en la saga, con un 57% de aprobación por parte de los críticos según Rotten Tomatoes y una taquilla de 450 millones de dólares de un presupuesto de 220, sin mencionar la poca aceptación por parte de los fanáticos quienes se quejaron de que la acción quedó por encima del desarrollo de historia y personajes.
Tras el éxito de “X-Men: Días del futuro pasado” en 2014 se abrió la posibilidad, pues se establece una nueva línea del tiempo. Sin embargo, la película enfrentó varios traspiés que despertaron suspicacias sobre su solidez narrativa. Su estreno cambió varias veces de fecha (de noviembre 2019 a febrero 2019 y finalmente a junio de 2019), en parte por la reacción del público ante las funciones de prueba, en parte por sus similitudes con “Capitana Marvel”, ocasionando que gran parte del tercer acto se volviera a filmar para evitar una conclusión similar y evitar un look parecido entre la primera súper heroína protagónica de Marvel y Jean Grey / Phoenix. A la película tampoco la ayudó la inexperiencia como director de Simon Kingberg, quien, si bien había realizado funciones como guionista y productor de la saga, jamás había asumido el timón de un proyecto. Tras los resultados, ha reconocido que la película no conectó con el público y es que “Dark Phoenix” es el fracaso más grande del verano. La película tiene una B- por parte del público de acuerdo a Cinemascore, la más baja de todas las películas de los X-Men, y un 23% en Rotten Tomatoes, lo cual Hollywood pasaría por alto si la recaudación fuera distinta, pero es claro que con un presupuesto de 200 millones de dólares y una recaudación de 252, hubo pérdidas y grandes pues dicho presupuesto sólo contempla la realización de la película, no esfuerzos comerciales que para una producción de este tipo al menos son del 50% de su presupuesto, ¡imagínense! A la película no le ayudó el compararse, inevitablemente, con los estándares que Marvel ha establecido para sus cintas y no conectó en ningún sentido a pesar de que su competencia semanas previas o posteriores resultó poco férrea pues el estreno más sólido se dio el 24 de mayo con “Aladino”, dos semanas antes; “Spider-Man: Lejos de casa”, el otro súper héroe del verano, llegaría casi un mes después, el 2 de julio.
Es curioso, pero las otras dos películas que fracasaron en el verano se estrenaron justo una semana antes y una después que “Dark Phoenix”. “Godzilla II: Rey de los monstruos” llegó el 31 de mayo. La película es la tercera entrega del Monsterverse de Warner Bros. que hasta ahora había transcurrido sin mayores traspiés. Con un presupuesto estimado de más de 170 millones de dólares, la película recaudó poco más de 385. El público le dio una B+ y la crítica un 41% señalando que los espectaculares efectos especiales no sustituían una buena historia. A “Godzilla II” sí le tocó competir con la sorpresa que resultó “Aladino”, tras algunas controversias por cambios y elecciones para su versión en live action. La semana posterior a “Dark Phoenix”, llegó “Men in Black: Internacional”. De nueva cuenta, se trata de una secuela o spin-off de una propiedad de un estudio, en aras de expandir la franquicia y construir universos como los de Harry Potter, Star Wars y Marvel. La película llegó cinco años después de la entrega anterior, con dos estrellas en ascenso en los protagónicos y cuya química ya se había probado (Chris Hemsworth y Tessa Thomson) y promocionales que prometían mucha acción y comedia. En esta ocasión, el director, F. Gary Gray, a diferencia de Michael Dougherty de “Godzilla II”, sí tenía experiencia con súper producciones y venía del éxito de “Rápidos y furiosos 8”. Pero, de nueva cuenta, la película no conectó. En Rotten Tomatoes obtuvo un 22% con señalamientos de los críticos a la mala labor hecha para explotar la química entre los actores. El público le dio una B y el resultado es la recaudación más baja de la franquicia con 253 millones en taquilla de un presupuesto de 110; la original costó 90 e hizo casi 600.
Esas tres semanas del verano (31 de mayo al 14 de junio) concentran el periodo más bajo del verano. Los principales lanzamientos de cada semana tienen en común grandes presupuestos, estrellas y ser parte de franquicias. También en común, ante la respuesta de la crítica y público, producciones que recaen en la forma y no en el fondo. Es decir, no conectan a un nivel emocional con el público y ésa se ha convertido, en tiempos donde las redes sociales son parte del boca en boca, en una clave indispensable. Si las películas de Disney funcionan también, a pesar de sus propios fallos, es porque lo que le pasa al héroe o protagonista conecta emocionalmente con el espectador y por ende éste quiere verla de nuevo o al menos recomendarla. Vaya, hasta “Hobbs y Shaw”, el éxito del verano y en cierto grado un sleeper hit, lo hace a su manera y tiene claro cuál es el eje de la historia y que los efectos especiales son eso, elementos que adornan, pero no que sostienen una película y menos una franquicia.

loading...