Qué pasará con el precio del dólar en 2020

De acuerdo con el máximo estratega en finanzas del HSBC, hay dos razones por las que el dólar podría subir notablemente en 2020. Otros analistas creen que bajará.

  • La guerra comercial, el Brexit y el conflicto en oriente medio generan tensión en las finanzas mundiales

  • Las elecciones en los Estados Unidos es otro foco de presión

  • Alerta del Banco Mundial por el aumento del endeudamiento

El 2020 es un año con más dudas que certezas en materia macroeconómica mundial y valor del dólar.

La guerra comercial que no tiene fin entre los Estados Unidos y China (con el agregado de las elecciones presidenciales en la mayor potencia mundial), la inevitable salida del Reino Unido de la Unión Europea (Brexit), el avance del endeudamiento (sobre el que alertó esta semana el Banco Mundial) y la creciente conflictividad en oriente medio potenciada ahora con los ataques mutuos entre Estados Unidos e Irán son algunas de las señales de alarma.

En este contexto, ¿qué pasará con el dólar?

Para Dominic Bunning, el mayor estratega financiero del HSBC, la resistencia del dólar en medio de las tensiones entre Estados Unidos e Irán mostró “cuán buena es la moneda” del país gobernado por Donald Trump.

En declaraciones al programa Street Signs Europe de CNBC, Bunning dijo que “el dólar sigue siendo el refugio seguro, a la altura del yen, incluso más porque es la moneda que la gente busca tener en este tipo de períodos”, dijo. “También es la moneda entre los países del Grupo de los 10 de mayor rendimiento, generando un carry que normalmente se asocia con tomar más riesgos”, agregó.

Según el experimentado analista financiero, “el dólar podría aumentar potencialmente en 2020”. “En comparación con el consenso [del resto de los bancos], somos más optimistas y, en todo caso, vemos escenarios en los que el dólar realmente podría aumentar este año”.

Bigstock

Para el HSBC, hay “dos canales obvios” que ayudarían al dólar a recuperarse significativamente este año.

“Por el lado de los mercados de los países desarrollados, si el crecimiento mundial no repunta, ¿qué van a hacer los responsables de las políticas monetarias?”, se preguntó Bunning, y señaló que los bancos centrales de esos países (Australia, Nueva Zelanda, el Banco Central Europeo y Japón) ya forzaron todo lo que pudieron su política monetaria.

“Es probable que se vean obligados a hacer algo mucho menos convencional, y eso tiende a ser negativo para sus monedas, ya sea una mayor relajación cuantitativa o la compra de una gama diferente de activos”, dijo Bunning.

Para el HSBC, el crecimiento más lento del mercado desarrollado obliga a una respuesta política menos convencional en esos países, “pero la Reserva Federal de los Estados Unidos todavía tiene margen en términos de recortes de tasas, por lo que el dólar se va a recuperar”.

El dólar y los países emergentes

Por otro lado, según el banco internacional, el dólar puede aumentar debido a las fluctuaciones económicas en los mercados emergentes.

“En los mercados emergentes, los rendimientos han bajado mucho en relación con el riesgo” y esto puede generar que los capitales vayan a la moneda estadounidense y “que el dólar se recupere”.

No todos coinciden. en la perspectiva respecto del dólar. Haren Shah, de Taurus Wealth Advisors, dice que esperan que la moneda estadounidense baje en el primer semestre de este año.

Mientras tanto, Brendan McKenna, de Well Fargo Securities asegura que la moneda estadounidense perderá valor por una economía “más fría” en ese país.

“Creemos que la economía de los Estados Unidos va a desacelerarse por debajo del 2% en 2020, eso podría hacer que el dólar comience a depreciarse ampliamente frente a las monedas del resto del G-10 y a las de algunos emergentes”, dijo.

Steven Englander, jefe global de investigación en Standard Chartered, también le dijo a CNBC a fines del 2019 que el prestamista esperaba que el dólar se debilite.

El Banco Mundial advirtió este jueves sobre el riesgo de una nueva crisis de deuda global e instó a los gobiernos y los bancos centrales a reconocer que las tasas de interés históricamente bajas pueden no ser suficientes para compensar otro colapso financiero generalizado.

En su informe bianual Global Economic Prospects (GEP), el grupo con sede en Washington dijo que ha habido cuatro oleadas de acumulación de deuda en los últimos 50 años.

Se cree que la ola actual, que comenzó en 2010, es “el aumento más grande, más rápido y más amplio” en el endeudamiento global desde la década de 1970.

Sigue a @PabloPetovel

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299